Columnas

¡Llegó marzo!

'Viene movido el mes de Marte. Esperemos que la única guerra sea la que hay que librar contra la corrupción y el coronavirus'.

Vuela el siglo XXI. Y ha resultado sumamente entretenido. Tiene para todos los gustos. El mes de marzo se llama así en homenaje al dios de la guerra: a Marte. El que se inicia hoy no tiene, fuera de sábados y domingos, ningún día extra de vacaciones. Cuenta con 22 días efectivos de trabajo y cuatro sábados y cinco domingos. Lo recuerdo intentando hacerlo un espacio para llevar adelante cualquier viejo proyecto, hasta ahora arrumado. Sáquele una hora diaria a la semana laboral, de lunes a viernes, dedicada a su proyecto y ya me contará lo alcanzado en veinte y dos horas de trabajo. Planee lo que se propone desde hoy. Escribir por ejemplo, dos páginas diarias. El 31 de marzo contará con un texto de 44 páginas, que pueden llegar a cincuenta, de acuerdo con la diagramación que se escoja. También pueden ser 10 libras menos o 20 cigarrillos no fumados. Por el estilo, Ud. decide. El menú es extenso, tanto como su imaginación o su necesidad.

Si es usted una lectora o también un lector, no olviden que el 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer. Un incendio en Nueva York, durante el año 1857, de una fábrica de camisas en la que murieron 146 trabajadoras, dio lugar a que en su homenaje se estableciera esa fecha en defensa de los derechos de las mujeres y de la paz mundial. La búsqueda de la igualdad continúa siendo un esfuerzo mundial que, sin duda, no puede ser ajeno al rechazo a la guerra.

Finalmente, sin intención de alarmar, marzo puede ser el mes del anuncio de un contaminado con el coronavirus en el territorio nacional. Vaya, poco a poco, llenando su despensa por si acaso se requieran cuarentenas. Aprovisiónese de lo esencial: agua, alimentos no perecibles, pasta y cepillos de dientes, enjuagues bucales, alcohol, mascarillas, jabón líquido y sobre todo calma. Esperemos que como dice una astróloga, por acá no llegue el Covid-19. Ya tenemos suficiente con el caso Sobornos, que estará en pleno desarrollo, y también con lo que cante Pablo R. (como se estila ahora). Definitivamente, marzo va a resultar muy entretenido. ¿Recuerda eso de los ‘idus de marzo’? ¡Ojo!