Un observatorio ciudadano

  Columnas

Un observatorio ciudadano

"Es grato destacar un esfuerzo ciudadano de altos fines cívicos"

Establece la Constitución que: “son deberes y responsabilidades de los ecuatorianos no ser ociosos, no mentir, no robar”. Esa era una de las consignas fundamentales de nuestros ancestros. A ella la queremos honrar con la creación y participación en el Observatorio Ciudadano de Control Electoral, que es un producto de la Coalición Ética y Política.

Por lo demás, y siguiendo con los deberes de los ecuatorianos, otro es “colaborar en el mantenimiento de la paz y la seguridad”. Unas elecciones transparentes contribuyen a ese propósito. Por supuesto, para lograrlo hay que “promover el bien común y anteponer el interés general al interés particular”, tal cual predicaba Eugenio Espejo hace más de dos siglos.

Por último, en cuanto a los deberes y responsabilidades, hay que “participar en la vida política, cívica y comunitaria del país, de manera honesta y transparente”.

Todos estos deberes están contrapesados con el establecimiento de los derechos que como ciudadanos tenemos. Así: uno clave es el de “participar en los asuntos de interés público”. Y otro, sustantivo: el de “fiscalizar los actos del poder público”.

Por último, el Observatorio ha sido creado para ejercer deberes y derechos, y también, para hacer cumplir, en lo especifico, lo establecido en el artículo 223 de la Constitución que dice: “Los órganos electorales estarán sujetos al control social ...”.

Ello, por supuesto, requiere una nítida imparcialidad y determina que las preferencias personales queden guardadas en relación con la opinión pública para poder ejercer las autoimpuestas obligaciones y derechos con la más absoluta imparcialidad, de modo que el Observatorio no pierda credibilidad. Bien sabemos que sus miembros mantienen claras preferencias pero, ahora su voluntad ha decidido cumplir con tratar de garantizarle al país unas elecciones que respeten la voluntad de los electores a lo largo de todo el proceso y que una vez proclamados los resultados no pueda ser, de nuevo, la acusación de fraude la que enturbie el panorama nacional.

Necesitamos a todos los ciudadanos cumpliendo sus deberes y ejerciendo sus derechos.