Columnas

Ser poder sin ser gobierno

"Es imperativo constituir una gran unidad orientada a borronear en grandes trazos el diseño del futuro"

Antigua es la consigna. Y sigue siendo válida. Tal es su fuerza intrínseca. No se requiere estar en el gobierno para constituir poder. La organización lo fabrica. Por antonomasia, la organización popular o la de los partidos políticos de oposición.

Lamentablemente, ahora no contamos ni con lo uno ni con lo otro en nuestro país.

Por ello hemos planteado la necesidad de construir una coalición ética y política que congregando a mujeres y hombres patriotas del Ecuador, sin fines electoralista, actúe como un modesto Pepe Grillo, como conciencia ética de la nación, prescindiendo de las orientaciones ideológicas particulares de sus integrantes, pero partiendo de un mínimo común de valores que le permitan a la coalición garantizar su unidad y fortalecimiento.

Como ahora nadie confía en organizaciones políticas, el sello para buscar que la CEP logre generar confianza es la voluntad de sus miembros de abstenerse de ser candidatos e, inicialmente, no adherir a candidatura alguna. Y, mientras tanto, ir preparando un acuerdo de las líneas rojas que no puede traspasar cualquier candidato que aspire al apoyo de un miembro de la coalición.

Un compromiso anticorrupción, por ejemplo, es imperativo mas, también, hacer prevalecer el interés nacional sobre los intereses particulares cuando, como tantas veces ocurre, se encuentran en conflicto.

Lo que ha venido pasando, y continúa ocurriendo, en la negociación del crudo por ej., el sueldo del Ecuador, es traición a la patria y tiene que existir un compromiso de juzgar lo actuado. 

El combate a la impunidad es requisito ‘sine qua non’ en la lucha contra la corrupción.

Por el estilo, es imperativo una decisión por cuidar el medioambiente, especialmente nuestros sistemas más lábiles pero ricos en flora y fauna.

Obviamente, se impone una reforma educativa que desde la primaria se oriente a formar a los ciudadanos de un nuevo siglo, que no pueden seguir recibiendo conocimientos sin vínculo con las necesidades del porvenir y que requiere de innovadores.

Oportuno sea este cañonazo para reiterar la invitación a unirse a la Coalición Ética y Política.