Al son del ocio

  Columnas

Al son del ocio

En Guayaquil se presenta en el marco excepcional del Museo del Cacao, el cual permite establecer un diálogo muy particular entre la modernidad ecuatoriana de la década de 1920...

El jueves 6 de octubre se inauguró la exposición Al son del ocio en el Museo del Cacao de Guayaquil. Se trata de una muestra itinerante que se enmarca en las IV Jornadas Internacionales de Historia del Arte y la Arquitectura (Histaa) que se realizarán a fines de noviembre del presente año por iniciativa de la historiadora Alexandra Kennedy Troya.

A través de planos, fotografías, avisos publicitarios antiguos y material documental y audiovisual se hace un recorrido histórico por cuatro hoteles emblemáticos del país construidos en momentos de consolidación de la modernidad, de relación de la arquitectura con el arte y las artesanías locales y de apertura del Ecuador al mundo: el Hotel Quito, diseñado por el norteamericano Charles Foster McKirahan (1960); el Hotel Colón de Quito, diseñado por el arquitecto ecuatoriano Ovidio Wappenstien (1965), el Hotel El Dorado de Cuenca, diseñado por el dominicano Manuel Polanco (1970) y el Hotel Continental de Guayaquil, diseñado por el norteamericano de origen ucraniano Morris Lapidus (1974), quien había diseñado en Miami, Florida, el famoso Hotel Fontainebleu.

La curaduría de la exposición estuvo a cargo de los arquitectos Jaime Guerra Galán de la Universidad de Cuenca y Andrés Núñez Nikitín (curador independiente), además de la historiadora Karina Rivera López, de Flacso, Quito. Se contó con el apoyo de las IV Jornadas Histaa, la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Cuenca, la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, la Bienal de Arquitectura de Quito y el Colegio de Arquitectos del Ecuador-Núcleo de Pichincha. En Guayaquil se presenta en el marco excepcional del Museo del Cacao, el cual permite establecer un diálogo muy particular entre la modernidad ecuatoriana de la década de 1920, sustentada en la prosperidad del Segundo Boom Cacaotero y sus expresiones arquitectónicas “modernas” aún vinculadas a la tradición clasicista, con la nueva modernidad bananera y luego petrolera, posterior a 1950, que se expresó en una arquitectura ligada al llamado Estilo Internacional. No dejen de ir.