El Museo del Cacao

  Columnas

El Museo del Cacao

Maccaferri realizó también detallados planos de cada uno de los elementos del edificio, tanto en lo constructivo como en lo arquitectónico y ornamental, como la reja de la puerta principal’.

El día de ayer se inauguró el Museo del Cacao en la calle Panamá, ubicado en el edificio Guzmán Marcos, por lo que vale hacer una revisión de su historia.

En 1927, el arquitecto italiano Francesco Maccaferri, diseñador del Palacio Municipal y del hospital Luis Vernaza, regresó de su país natal y abrió su propio despacho profesional en Guayaquil con el nombre de Oficina Técnica de Proyectos y Construcciones, desde donde consolidó su posición de ser el arquitecto más importante de la ciudad. Entre 1927 y 1929 mantuvo su colaboración, además, con la Compañía Italiana de Construcciones en el diseño y la dirección de los espacios interiores de varios salones del Palacio Municipal de Guayaquil.

El 3 de febrero de 1929, Maccaferri suscribió el contrato para el proyecto arquitectónico y estructural y para la construcción de la vivienda de Walter Guzmán Aspiazu y su esposa María Violeta Mercedes Marcos Icaza, cuya construcción concluyó ese mismo año. En esa época, Guzmán era uno de los mayores exportadores de cacao del país. Un año antes había concluido la construcción del Garage Guayas, aledaño al edificio, una de las construcciones que se realizaron en la ciudad para resguardar los automóviles y darles mantenimiento

Volumétricamente el edificio Guzmán Marcos es un sólido prisma rectangular con esquina redondeada que se sostiene por una sucesión de arcos deprimidos hacia la calle Panamá y de medio punto hacia la calle Imbabura delimitando el soportal. Sobre la fachada sobresalen dos tipos de balcones: rectilíneos en la primera planta y curvilíneos en la segunda. Se ornamenta con altorrelieves con motivos florales -en la estética Art Nouveau-, realizados por el escultor Emilio Soro Lenti, que se encuentran ubicados tanto bajo la cornisa de la cubierta como sobre el remate de las columnas del soportal. Maccaferri realizó también detallados planos de cada uno de los elementos del edificio, tanto en lo constructivo como en lo arquitectónico y ornamental, como la reja de la puerta principal. El edificio fue declarado patrimonio del país en junio de 1990.