La guerra del agua

  Columnas

La guerra del agua

La búsqueda urgente de soluciones ambientales de manejo responsable de los recursos hídricos es una necesidad de supervivencia

En el año 1979 el director de cine australiano George Miller estrenaba su película Mad Max. Esta presentaba un futuro desordenado y apocalíptico, marcado por la escasez de agua, petróleo y energía, en un entorno de crisis económica y caos social, con una sociedad desintegrada y con pandillas que dominaban las carreteras, donde no existía presencia alguna del Estado.

La visión distópica del, hoy, filme de culto es cada vez más cercana a la realidad. La sequía y el calor extremo han afectado como no lo hacían desde hace siglos a gran parte de Europa lo que ha dado lugar a severas restricciones en el uso del agua potable y la energía. En China la situación es aún más catastrófica, este año han vivido la más larga ola de calor y de sequía desde que se tiene registro, lo que ha llevado a que se empleen aviones y drones para rociar las nubes con yoduro de plata y generar escasas lluvias artificiales. La afectación no solo es a las personas, también se ha visto gravemente afectada la producción agrícola, la navegación fluvial y la generación de energía hidráulica.

Por otro lado, la sequía ha hecho que emerjan a la luz importantes restos arqueológicos de civilizaciones antiguas y de ciudades que al momento eran desconocidas, como el sitio arqueológico de Mune, en Irak; los restos de un puente de la era de Nerón en el río Tíber, en pleno centro de Roma o el campamento romano Aquis Querquennis, de dos mil años de antigüedad, junto al río Limia, en España.

También han surgido las “piedras del hambre” en el lecho seco de ríos de Alemania, que ponen en evidencia graves sequías del pasado, con inscripciones como “el que me vea ahora llorará” o “la vida volverá a florecer una vez que esta piedra desaparezca”.

Más de veinte grandes ciudades de la India han agotado ya sus reservas de aguas subterráneas y es solo un ejemplo de lo que sucede en otros países de África, Asia y Europa.

La búsqueda urgente de soluciones ambientales de manejo responsable de los recursos hídricos es una necesidad de supervivencia. Si no se hace, la visión de Mad Max es cada vez más cercana.