Guayaquil hace 200 años

  Columnas

Guayaquil hace 200 años

Hace 200 años Guayaquil no era más que un pequeño poblado con ínfulas de ciudad y con ansias de independencia.

Estamos a un día de celebrar doscientos años de independencia de la ciudad, por lo que vale la pena recordar cómo era el Guayaquil de esa época, el cual dista mucho de aquella imagen romántica que a veces se quiere crear.

Para 1820 Guayaquil tenía poco más de 14.000 habitantes (similar a la población actual de Lomas de Sargentillo) y se extendía sobre cerca de 40 hectáreas en barrios claramente conformados: la Ciudad Nueva, de trazado regular; la Ciudad Vieja, que era en un barrio “de artesanos, pescadores, mercachifles y sirvientes”; el Barrio Las Peñas; el Barrio del Puente entre la Ciudad Vieja y la Ciudad Nueva, descrito como un “pernicioso arrabal”; el Barrio del Astillero; el Barrio del Bajo, al oeste del Barrio del Puente; el Barrio Nuevo, al sur del estero de San Carlos; además del área ocupada por viviendas flotantes sobre balsas.

A finales del siglo XIX el diplomático francés Charles Wiener expresaba la imagen de lo que era la ciudad: “La primera impresión que causa la vista de este puerto es tan favorable, imponente y risueña a la vez, que uno se siente penosamente afectado al tener que confesar que lo que era tan hermoso a cien metros, sea tan malo de cerca”. Para tener una idea de lo que hablaba Wiener, la Ordenanza de Aseo de Calles de inicios del siglo XIX indicaba: “Nadie podrá arrojar a las calles, plazas, acequias ni otros lugares públicos, aguas inmundas; ni tampoco basuras, animales muertos, etc., fuera de las horas señaladas para el efecto”.

Cuatro años antes de la independencia, en 1816, como medida de precaución ante el aviso de que en Panamá había epidemia de fiebre amarilla, se creó la Junta de Sanidad Provisional. En 1820 se creó una nueva Junta de Sanidad, con la finalidad de conservar la vacuna de la viruela para aplicarla masivamente a los habitantes. En 1822 nuevamente se creó una Junta de Sanidad, la cual al parecer no fue muy efectiva, ya que tres años más tarde se volvió a establecer otra similar.

Hace 200 años Guayaquil no era más que un pequeño poblado con ínfulas de ciudad y con ansias de independencia.