Columnas

Virus genocida

'El Covid-19 nos está llevando a la postración, al pánico, a la muerte y también a la ruina económica...’.

Se plantea la hipótesis de que el coronavirus tuvo su origen en el mundo animal y que los causante del virus genocida fueron los murciélagos, ciegos y escondidos, que son primos hermanos de los vampiros a los que la literatura de terror los identifica con Drácula, el personaje que entre vivo y muerto a la vez se alimenta de sangre humana; y fue en China, en la ciudad de Wuhan, donde se originó la pandemia, acusándose ahora a los gobernantes de Pekín con su silencio culposo de haber impedido controlar la aún entonces epidemia a tiempo.

La emergencia sanitaria que ha obligado a establecer el Covid-19 nos está llevando a la postración, al pánico, a la muerte y también a la ruina económica por el largo tiempo en que se han detenido las ciudades, llenas de esa soledad que las cubre con una vida oculta y prisionera. Este “detente” ha traído graves consecuencias. En nuestra ciudad, para particularizar la crisis, por ejemplo, el encierro obligado en la casa de cada cual ha traído el desate de la violencia de género, tal vez por la excesiva y prolongada intimidad de los maridos y convivientes con sus parejas, con el resultado de que en apenas dos semanas las autoridades de policía recibieron más de 8 mil llamadas de auxilio de mujeres en vísperas de ser agredidas.

En cuanto a la falta de actividades, esta ha traído no solamente más miseria a los sectores marginales, sino que a la vez ha aumentado notablemente la tabla de desempleo. El ministro de Trabajo informó la semana pasada que se han perdido más de 4 mil plazas de trabajo, lo que es consecuencia, por supuesto, de que por la paralización emergente las empresas no tienen ingresos y falta el dinero para pagar los sueldos y salarios.

La llamada peste negra del siglo XIV acabó con más de la mitad de la población europea pero, por un efecto contradictorio y a la vez positivo, tal peste echó las semillas para que en el siguiente siglo se iniciara la era moderna de la historia con el Renacimiento, Humanismo y la Reforma. Ante este ejemplo histórico debemos preguntarnos si la presente pandemia trazará para el futuro importantes cambios sociales, políticos y económicos.