Columnas

Transporte citadino

'En todas las grandes e importantes urbes del mundo... cuentan con el metro subterráneo que, evitando el cada vez más fluido y molestoso tránsito vehicular en calles y avenidas, puede transitar con mayor rapidez y más capacidad de pasajeros’.

De mi infancia recuerdo los tranvías eléctricos que circularon por nuestra ciudad hasta exactamente la mitad del siglo pasado y que lenta, pero segura y cómodamente, cubrían las entonces largas distancias de una urbe con apenas trescientos mil habitantes.

También circulaban solamente 9 líneas de buses (ahora hay más de cien) que cubrían todo el espacio urbano y, como no estábamos aún dolarizados, el costo de su pasaje era de apenas veinte centavos de sucre, que en aquella época venían en una sola moneda: la “peseta”.

A mediados de ese mismo siglo fue una novedad la aparición de los llamados colectivos, que eran taxis improvisados para cubrir la ruta de los buses pero cobrando la ya más costosa suma de un sucre. Después tales colectivos se fueron agrandando, aunque manteniendo la diferencia tarifaria igual con los llamados autobuses. En la actualidad cumplen este servicio de locomoción pública los buses propiamente dicho y los de la Metrovía, con el mismo valor, que van, como dice los viejos de la tercera, de Herodes a Pilatos, cruzando todo el Puerto Principal.

En todas las grandes e importantes urbes del mundo, que ahora son “megaciudades”, algunas con cerca de veinte millones de pobladores, cuentan con el metro subterráneo que, evitando el cada vez más fluido y molestoso tránsito vehicular en calles y avenidas, puede transitar con mayor rapidez y más capacidad de pasajeros. Y como el Ecuador no podía quedar a la zaga de este medio de locomoción masivo, ya tendremos en nuestra bella capital este medio de ir de un lugar a otro bajo tierra. El único problema que se discute es el que va a crearse con la necesaria alza de pasajes debido a los gastos operativos por lo que, como en la ‘Yoni’ y Europa, tendrán que ser el Municipio capitalino, o el Gobierno nacional, el que subsidie este tan necesario y moderno transporte.

La tercera ciudad del país, nuestra “Atenas”, ha instalado el moderno tranvía como medio de ir y venir por la bella ciudad de los Tamariz, los Crespo y los Malo. Lo preocupante es la demora en inaugurar el servicio que se prometió en la administración municipal pasada, sin que se llegue a cumplir tal promesa hasta la fecha.