Columnas

El negro ecuatoriano

'Posiblemente existan aún racistas en nuestro medio pero no pueden ellos negar el valor de esta raza que ha destacado en la música popular...’.

Han concluido los técnicos en cromática que el negro y el blanco no son colores, como sí lo son, porque saltan a la vista, el rojo, el azul o el amarillo (amén de los intermedios como el gris, el anaranjado o el lila). Y en cuanto a razas, las tenemos clasificadas también por sus colores porque existen los blancos, de la raza aria que tanto adoró el nazismo hitleriano, el amarillo de los de ojos rasgados, y el negro, que viene del continente africano, siendo los de la parte intermedia los mestizos y cholos, que en el Ecuador podríamos agregar a los montuvios y en la Argentina a los gauchos.

Por muchos años el régimen de esclavitud fue permitido y aceptado como justo, tal como los dice la historia cuando se refiere al Imperio Romano. Y un caso especial es el de Esopo, que siendo esclavo llegó a ser uno de los más grandes fabulistas del mundo. Y esa forma de haber convertido al ser humano en mercancía se dio sobre todo en el siglo XIX, con los seres de raza negra a quienes por miles las empresas esclavistas los trasladaron sobre todo a América, donde se necesitaban brazos para que hagan su trabajo en las grandes plantaciones agrícolas, en especial en los Estados Unidos, donde la población de color oscuro creció notablemente y donde, por ello mismo, se produjo entre los blancos un gran sentimiento racista que llegó hasta la más extrema crueldad, como la practicada por el tenebroso Ku Klux Klan.

En nuestro país también llegó parte de esos “envíos esclavistas”, más que nada en la norteña provincia de Esmeraldas, en donde ha proliferado la raza. Posiblemente existan aún racistas en nuestro medio pero no pueden ellos negar el valor de esta raza que ha destacado en la música popular: la conga, el jazz, la rumba, el mambo. En fin, toda la música caribeña es negroide y hasta se afirma que el tango argentino también tiene un “pasado negro”. Y qué decir del deporte, donde han brillado figuras negras como Joe Louis y Cassius Clay, Pelé, etc. Y lo más cercano, en nuestro fútbol, la mayoría de los futbolistas son morenos.

El martes 11 se dictó una conferencia sobre el tema negroide en el Museo Municipal, destacando la importancia del negro en la Independencia de Guayaquil, que llega al Bicentenario.