Tiempo de incógnitas

  Columnas

Tiempo de incógnitas

Los indígenas, avalando la polarización a la que están sometidos, ¿tal vez decidan anular o votar en blanco? ¿Y la ID, que está en la misma encrucijada que Pachakutik?

La lluvia que nos envía San Pedro y las cenizas que vomita el volcán Sangay se agregan, entre una población temerosa e intrigada, al suspenso electoral al que nos tuvieron sometidos las diferencias entre el CNE, que ya había proclamado oficialmente los resultados de la primera vuelta, y el TCE que, por disposición de uno de sus jueces, le dio “luz verde” al pedido de revisión de las miles de actas presentadas por Yaku Pérez para que sean examinadas, recontadas y purificadas, ante la denuncia del candidato de Pachakutik, que afirma haber sido víctima de un soterrado fraude que se fraguó para eliminarlo.

El caso es que mientras se esperaba una resolución final que aclarara definitivamente el problema, tanto el candidato presidencial correísta, como el de la coalición CREO-PSC ya se habían anticipado, recorriendo el país y ofreciendo el “oro y el moro” a la población sufragante. Es decir que se adelantaron a las fechas de campaña electoral que comenzó ayer, como si Lasso hubiese estado seguro de su consagración como finalista del balotaje. Sin embargo, parece haber tenido toda la razón en sus presentimientos ya que ahora, al parecer, ya la suerte está echada luego de que el TCE resolviera dejar sin efecto la decisión del juez Fernando Muñoz.

Si ya el candidato indígena quedó definitivamente eliminado, a pesar de todo su plausible efecto para que le reconozcan sus reclamos tras la larga marcha de la gente de poncho y alpargata desde Loja hasta Quito, bien vale preguntarse, con toda la intriga del caso, cuál será la postura de Pachakutik en la segunda vuelta. ¿Habrá una reconciliación con la Conaie que nunca compartió la decisión de postular a quien se postuló y que según los últimos indicios habría llegado a un acuerdo amistoso con UNES? ¿Olvidaría, entonces, Yaku Pérez todos los agravios que sufrió su novia durante el régimen anterior de Rafael Vicente, siendo condenada y expulsada del país como “extranjera perniciosa”? Una amnesia de este tipo tal vez pueda ser aceptada en los avatares de la actividad política, donde todo puede ocurrir en cuestión de pactos. Los indígenas, avalando la polarización a la que están sometidos, ¿tal vez decidan anular o votar en blanco? ¿Y la ID, que está en la misma encrucijada que Pachakutik?