Columnas

Miopía económica

Es hora de ir tras los bienes y dinero de los corruptos y sus testaferros, eliminar los subsidios...

Es inaudito. Ante la crisis económica, el gobierno al primero que le puso el ojo fue al bolsillo de los ciudadanos. La explicación que tengo para este tipo de decisiones es que no cuenta con gente de experiencia como parte de su equipo económico.

No se trata de buscar tontamente de dónde saco más dinero, sino analizar profundamente cada acción y su consecuencia. Retirar liquidez a los consumidores es asfixiarlos y restarles poder adquisitivo. Tengo la certeza de que esta propuesta será rechazada por buena parte de la Asamblea. Mayor carga tributaria para el pueblo es insostenible, es una insensatez que solo desnuda la ignorancia de los proponentes y su importante miopía económica.

El artículo 328 de la Constitución dispone que la remuneración no podrá ser disminuida ni descontada, salvo con autorización expresa de la persona trabajadora, por ello nos lo han disfrazado de contribución, para que las víctimas paguemos la crisis. No les basta con el impacto que deja la pérdida de seres queridos, los despidos, la falta o retraso en el pago de sueldos, producto de la disminución o pérdida de ingresos de gran cantidad de empresas privadas.

Piden que arrimemos todos el hombro pero nada cambia, los mismos corruptos en la administración púbica, los contratistas corruptos en obras de gran envergadura. Una vergüenza.

En otros países, los gobiernos incentivan a sus ciudadanos, les inyectan liquidez, no se la quitan. Hay muchas muertes, personas contagiadas, familias sin recursos y tras tan duro golpe, la respuesta desaprensiva del gobierno es ponernos más impuestos. Pero para sus amigotes incluyó en el proyecto de ley que las donaciones serán consideradas como “crédito tributario”. Ahora entiendo las millonarias donaciones de algunitos.

La evasión y elusión tributaria es altísima en el país, los que más tienen no siempre declaran sus reales ingresos. Es hora de ir tras los bienes y dinero de los corruptos y sus testaferros, eliminar los subsidios, quitar el aporte del Estado a los partidos políticos, pero de ninguna manera sacarle dinero al pueblo ecuatoriano.