¿Hasta cuándo los subsidios?

  Columnas

¿Hasta cuándo los subsidios?

En estos meses ha aparecido con más fuerza la apreciación del dólar, la cual permite esperar, entre otras cosas, una disminución del precio del crudo en 2022’.

En los anexos a la proforma 2022 enviada a la Asamblea, allá por octubre de 2021, se señalaba que “de acuerdo con los datos presentados, los subsidios a combustibles para el año 2022 llegan a USD 1.328 millones … de los cuales USD 769 millones se destinan a GLP y USD 406 millones a diésel, principalmente”.

El FMI en su reporte presentado la semana pasada sobre Ecuador estima un subsidio de USD 2.988 millones para el 2022 y es la cifra que durante la segunda quincena de junio nos acostumbramos a escuchar en los medios. La estimación del FMI fue hecha en mayo de este año y es el doble de lo estimado inicialmente al haber trabajado con un precio de crudo más real, pues supera los USD 60 de la proforma.

Es común observar que el subsidio de combustibles duplica el monto de pérdida al comercializar localmente combustible importado. En 2019 la pérdida al comercializar combustibles importados (gas, nafta y diésel) fue USD 1.233 millones. Al considerar lo “refinado” localmente, que también se vende por debajo del precio internacional, se completó la cifra oficial de subsidio de combustibles que llegó a USD 2.378 millones. En 2019, el subsidio total fue 1,93 veces la pérdida de comercializar importados.

El Banco Central del Ecuador en su reporte del Sector Petrolero señala que la pérdida por importados hasta mayo de 2022 llega a USD 1.164 millones, en donde diésel registra un subsidio de USD 663 millones. En menos de medio año, la pérdida al comercializar diésel ya representa 50 % más de lo estimado por Finanzas 10 meses atrás. Esto último nos va dando señales para entender que el subsidio en 2022 será mucho mayor a lo estimado recientemente por el FMI.

Hagamos un ejercicio. Para este año 2022 la pérdida al vender localmente el combustible importado podría llegar a USD 2.500 millones si se anualiza de forma simple lo reportado hasta mayo.

Supongamos que, debido a la gradual eliminación de los subsidios desde 2019 a 2022, achicamos el múltiplo (subsidio vs. pérdida en importados), digamos, de 1,93 a 1,6. Aquello podría implicar que el tamaño del subsidio en 2022 podría ser más cercano a USD 4.000 millones que a los USD 3.000 millones iniciales estimados por el FMI. Lo anterior antes de sumarle los USD 200 millones por la reducción de 15 centavos en precios de diésel y extra.

En estos meses ha aparecido con más fuerza la apreciación del dólar, la cual permite esperar, entre otras cosas, una disminución del precio del crudo en 2022. El FMI lo ubica en USD 83 que implica que en el segundo semestre el promedio del crudo ecuatoriano debería terminar en USD 73, que luce bajo. Entre 83 y USD 90 es un buen rango de espera para el promedio del crudo ecuatoriano en 2022.

Dependiendo de lo extenso del período de apreciación del dólar, las preocupaciones irán girando de las actuales enfocadas en los subsidios de combustibles hacia recesión global, dificultad para crecer localmente y generar empleo con una legislación obsoleta.

Con todos los problemas que se irán armando en los países vecinos por sus monedas en devaluación, mientras más rápido se vayan solucionando nuestros factores de incertidumbre local, el sector empresarial podrá enfocarse en cambios que con seguridad moverán sus objetivos y problemas.