El factor Macron

  Columnas

El factor Macron

Lo mejor que puede hacer el gobierno de Biden para reforzar la situación de Macron es enviar más vacunas a Francia inmediatamente. Lograr un acuerdo de aprovisionamiento confiable de vacunas sería un gigantesco logro para Macron’.

Estados Unidos no pudo pedir un mejor aliado que el presidente francés Emmanuel Macron, con visión internacionalista y liberal genuina del mundo acorde a la del presidente estadounidense Joe Biden. Las opciones para Biden de un socio europeo confiable son, lamentablemente, escasas en estos días. Alemania se había perfilado cada vez más como aliado clave de EE. UU. y Europa gracias a su peso económico y liderazgo calmo y deliberado de la canciller Ángela Merkel, pero sus 15 años de cancillerato llegarán a su fin este año y eso afectará el cálculo estratégico. Con su compromiso de reactivar la economía francesa, que busca igualar el logro de Merkel en Alemania, Macron ofrece además algo que ella no: una evaluación clara y realista del mundo y de los desafíos que enfrenta Occidente. A diferencia de los demás líderes occidentales actuales, entiende los cambios en curso en el poder mundial y ha puesto en marcha una agenda de reforma militar visionaria para enfrentar esta nueva era de incertidumbre. Entiende que Francia necesita una mayor capacidad militar, una doctrina militar actualizada, y ha puesto al país camino a cumplir su compromiso con la OTAN de destinar 2 % del PBI a la defensa. Pero, golpeado por la pandemia, enfrentará una difícil elección presidencia. Con su principal rival -Marine Le Pen, del partido de extrema derecha Agrupación Nacional, será un enfrentamiento parejo. Biden entiende claramente que una victoria de Le Pen sería un desastre para la alianza transatlántica, la UE y, en última instancia, EE. UU. Occidente habrá intercambiado a Donald Trump en Washington por su doble femenino en París. El gran ganador sería el presidente ruso Vladimir Putin, porque Le Pen, cuyo partido ha dependido de los créditos de bancos rusos, seguramente comenzaría a destruir tanto la OTAN y la UE. Lo mejor que puede hacer el gobierno de Biden para reforzar la situación de Macron es enviar más vacunas a Francia inmediatamente. La pandemia creó una oportunidad para que el ingenio estadounidense sea útil para asuntos estadounidenses internos y para los relacionados con la defensa. Biden debiera aprovecharla. Biden y Macron están muy alineados en diversas cuestiones económicas clave: Biden desea recobrar ingresos fiscales cobrando impuestos a las grandes empresas de tecnología y Macron viene exigiendo lo mismo en la OCDE Hasta ahora hubo oposición estadounidense a que otros países graven los ingresos por ventas que generan las grandes empresas de tecnología en sus jurisdicciones, pero ahora que el gobierno de Biden necesita cerrar un acuerdo mundial para gravar a las corporaciones, es posible que ceda en este punto y ofrezca una victoria al líder que impulsó el impuesto a los servicios digitales: Macron. Si tanto EE. UU. como Francia logran acordar un impuesto mínimo global a las corporaciones, es probable que la OCDE los acompañe y, cuando la OCDE avanza, el mundo la sigue. Así, una «gran oportunidad» mundial podía podría ofrecer un enorme impulso a los ingresos fiscales estadounidenses en un momento crítico y una victoria política significativa para Macron, quien, con demasiada frecuencia, es tildado incorrectamente (tanto por la extrema izquierda como por la extrema derecha) de ser un instrumento de las grandes empresas.

Melvyn B. Krauss