Columnas

¿El palo militar es una barbarie?

El militar sí conoce los derechos humanos, respeta la Constitución y tiene muy claro que está subordinado al poder político civil.

Está formado en el rigor físico y psicológico para actuar contra un enemigo en conflictos de diferente intensidad o guerra, pero tiene poca experiencia para enfrentar la delincuencia. Esta fortaleza la tiene la Policía.

El militar estudia el fenómeno de la guerra con armas convencionales y no convencionales, como la nuclear, biológica y química. El coronavirus está presente y se adecua a la guerra biológica; no tenemos las armas científicas y de protección biológica para enfrentarla. Lo único es cumplir y hacer cumplir disciplinadamente los protocolos.

El presidente de la República y autoridades han visto desbordado el control sobre la epidemia y el cumplimiento de los protocolos de seguridad por una parte de la población, así que ordenó que las FF. AA. salgan a las calles a apoyar. Ahí se encuentra todo tipo de gente desadaptada, que debe ser sancionada económica y legalmente, así que hay que capturarla, pero en esta acción se exponen a la violencia verbal, física y de contagio. ¿Será posible procesar a tanta gente si se la captura?

En las redes sociales se han filtrado videos de acciones donde el protagonista es el “palo sal del saco” en manos de militares contra los desobedientes; esto ha generado un debate, por un lado las autoridades judiciales que dicen que van a investigar y algunos abogados defensores de los derechos humanos, que califican el hecho como “barbarie”. Muchos ciudadanos responsables y cumplidores de los protocolos de emergencia, califican como correcta la acción del “palo sal del saco”, porque estos desobedientes ponen en riesgo a todos. La justicia debe estar enfocada en resolver muchos casos de delincuencia organizada. Enfoquémonos en la guerra biológica que está cobrando muchas vidas, contagiando a la población, incluidos los miembros de FF. AA.

Capitán de navío (s.p.)

Raúl Hidalgo Zambrano