Columnas

Unidad nacional, presidente Moreno

'La situación que vivimos en estos minutos exige, demanda, obliga de manera irrenunciable que se constituya en el Ecuador un gran frente de unidad nacional’.

La grave, difícil, desconcertante situación que vive en los momentos actuales el mundo, y de manera particular el Ecuador, a consecuencia de la pandemia de Covid-19, no es propicia para que nuestros políticos de la “tienda “ que sean se bañen en las aguas del odio personal que se puedan tener unos a otros, y para que traten de destacar iniciativas y planes que, por obvias razones, no tenían y que los han ido tomando con el andar de los días graves que nos ha tocado vivir. Por desgracia en nuestro país vivimos de la improvisación, de la mediocridad de quienes de la noche a la mañana se autotitulan “salvadores“ y que con frases vacías y ’slogans’ más comerciales que de fondo político, de cambio verdadero, engatusan a sus seguidores hasta lograr sus votos, y luego de ello, olvidarse de sus ridículas promesas.

La situación que vivimos en estos minutos exige, demanda, obliga de manera irrenunciable a que se constituya en el Ecuador un gran frente de unidad nacional con la participación sincera, leal, profundamente fraterna de todos los sectores que piensen únicamente en el país, y no en la egoísta ambición de figurar para las fotos que luego sirvan de fondo “musical” para sus campañas ególatras. Alguna vez debemos entender que los políticos no nos van a salvar porque ellos se salvan primero... Somos nosotros, los del estado llano, los hombres y mujeres de a pie, Juan Pueblo, quienes tenemos en nuestras manos las soluciones que deben darse a los acuciantes problemas. Esta unidad nacional la debe propiciar, nos guste o no, el presidente de la República, que sin discursos “cuánticos “ ni “ chistes de salón” tiene la obligación de llevar a la realidad esta gesta histórica a la que debemos ir todos los sectores: empresariales, de trabajadores, de banqueros, estudiantiles , industriales, transportistas, pequeños empresarios, indígenas , agricultores, pesqueros. En fin, todos. Que no falte uno solo para que se escuchen sus voces, no se las ridiculice ni se les encuentren solo peros. No es la primera ocasión en que la unidad nacional vaya a ser la salida de una grave crisis como esta del Covid-19.