Página no encontrada

Disculpe las molestias. La página que ha pedido no existe, ha sido borrada del servidor o ha habido algún problema al procesarla. Si el problema persiste o considera que el error no debería aparecer, póngase en contacto con nosotros.

Volver a la portada 404

Columnas

¿Y la corrupción, presidente Moreno?

"Claro que son ejes de trascendencia , pero se le olvidó de destacar uno que es tan valioso y quizás más trascendental: la lucha contra la corrupción"

El presidente Moreno en su mensaje leído al país el 24 de mayo desde el hemiciclo de la Asamblea Nacional, omitió algunos asuntos, que no pasaron desapercibidos para la ciudadanía. 

Resaltó que eran cuatro los ejes prioritarios de su gobierno en el último año de gestión: la salud , la alimentación, el empleo y la dolarización. Claro que son ejes de trascendencia, pero se olvidó de destacar uno que es tan valioso y quizás más trascendental: la lucha contra la corrupción.

Muy poco o casi nada de su mensaje destinó para decir qué era lo que iba a hacer para combatir esta pandemia que es más peligrosa que el COVID-19.

Se le olvidó que le ofreció al Ecuador, cuando asumió el poder, que iba a aplicar una cirugía mayor para luchar contra la corrupción. Frente a esta situación le corresponde a la ciudadanía, a todos nosotros, “arrimar el hombro” para que la impunidad no vaya a entronizarse en nuestro medio. 

¿Qué hay que hacer entonces? Exigirle al primer mandatario que se deshaga de aquellos colaboradores suyos que aparecen investigados por la Fiscalía como presuntos partícipes en actos de corrupción. Asimismo, que los miembros de su partido que ostentan la calidad de legisladores sean separados de estas dignidades por higiene social.

Que durante el tiempo que le queda de mandato lleve a cabo gestiones para que la ONU colabore con nuestra justicia, así como lo hizo en Guatemala para poder recuperar los dineros robados por los corruptos. 

No sería concebible que los corruptos tan solamente se vayan a la cárcel y que no se recupere lo que le robaron al pueblo. Esto lo han conseguido otros países, ¿por qué no el Ecuador?

Los ecuatorianos debemos elegir nuevos mandatarios y asambleístas muy pronto. Para entonces todos los corruptos deben tener sentencias condenatorias ejecutoriadas porque la política, que no puede convertir a un ladrón en un político, en cambio mediante el voto sí puede convertir a un político en ladrón.