Columnas

PYMEs del país, a subirse en el tren de la innovación

El gobierno de Guillermo Lasso tiene el desafío de crear mecanismos que motiven a las PYMEs a innovar.

En Ecuador, 7 de cada 10 empleos formales han sido creados por las Pequeñas y Medianas Empresas (PYMEs), representando aproximadamente el 40% del Producto Interno Bruto (Banco Mundial, 2020). A pesar de su importancia, las PYMEs tienen un alto riesgo debido a sus actividades en términos de activos insuficientes, sin historial comprobado, y baja capitalización; riesgos que se han agudizado con la pandemia de la Covid-19. Como resultado, la banca no ve a este sector como un negocio rentable. 

Por lo tanto, para las PYMEs es menos probable obtener un préstamo bancario a diferencia de las empresas grandes. El gobierno de Guillermo Lasso tiene el desafío de crear mecanismos que motiven a las PYMEs a innovar. Específicamente, el acceso a fuentes de financiamiento es una de las principales restricciones para el crecimiento de las PYMEs.

Sin duda, el financiamiento para las PYMEs debe recibir una mayor atención como forma de construir una economía innovadora. Teniendo en cuenta los modelos convencionales de economías innovadoras, las pequeñas empresas predominan en el proceso de innovación mientras que las grandes se concentran en los desarrollos de innovación tecnológica.

Son necesarias políticas que dinamicen a las PYMEs, para que estas tengan una mejor comprensión de la innovación en sus modelos de negocio y cómo pueden agregar valor a sus productos o servicios. Dada la coyuntura, es difícil para los empresarios ver el estrecho vínculo que existe entre la innovación empresarial, la supervivencia y el crecimiento de las empresas. Tampoco conocen cómo participar en la innovación. Por ejemplo, los propietarios de las PYMEs frecuentemente desconocen hasta qué punto la digitalización puede mejorar su negocio.

La globalización ha aumentado la importancia de la colaboración transfronteriza en la innovación, pero las PYMEs tienen dificultades en identificar y conectarse con socios y redes de conocimiento adecuados a nivel local, nacional, y mundial. Por lo tanto, el gobierno nacional desempeñará un rol crítico en la construcción de sistemas nacionales de innovación que sean efectivos en la comercialización del conocimiento y que incluyan PYMEs de los diferentes sectores. Políticas que impulsen los servicios de extensión tecnológica, investigación colaborativa entre la industria y la universidad, agrupaciones de negocios son algunos de los temas que deben desarrollarse en el país.