Resiliencia: ¿con facilismo?

  Columnas

Resiliencia: ¿con facilismo?

Si queremos resiliencia debemos obtenerla enseñando al ser que evoluciona cómo reaccionar frente a la dificultad’.

Es curioso cómo los seres humanos y en concreto los que somos padres y abuelos, podemos llegar a tener ideas claras sobre el futuro de nuestros hijos y, sin embargo, no aplicamos las estrategias necesarias para conseguir los objetivos y metas planteadas.

Así pasa con la resiliencia, la capacidad de superar el fracaso, el error, que antes conocíamos como coraje, pundonor, o en lenguaje deportivo, como garra.

En efecto, la resiliencia se ha puesto de moda. Mucho hablamos sobre ella y la necesidad de que aparezca en el entorno de aquellos que crecen, pero sin embargo nos asusta, nos aterra el error o el fracaso de niños y jóvenes, al punto que corremos anticipándonos sobre ellos mismos para que no ocurra, en ocasiones proporcionando las soluciones a los problemas y las dificultades que son de ellos, pero que corregimos como nuestras.

Quien no se cae no aprende a levantarse. Esta verdad de Perogrullo es tan cierta como la vida misma y pensar que en ocasiones nos altera y exalta tan solo el riesgo de caída de un pequeño; gritos altisonantes, imprecaciones, nos salen del alma y nos conmovemos tan solo frente a la idea de una posible caída, transmitiendo al párvulo inseguridad, temor y desconfianza.

Si la caída física nos aterra y asusta, los errores y caídas en el aprendizaje o en la vida nos conmueven más, en ocasiones llevándonos a la mentira, al engaño y a la fácil salida de responsabilizar a terceros del fracaso de aquel que mal amamos.

El error, el fracaso, son parte del aprendizaje, son necesarios en el juego de aciertos y errores con que los seres humanos vamos construyendo nuestra estructura mental.

¿Cómo puede ser resiliente quien nunca ha vivido un fracaso? ¿Cómo puede serlo aquel al que le hemos dejado pasar todos sus errores o a quien le hemos perdonado todas sus faltas?

Si queremos resiliencia debemos obtenerla enseñando al ser que evoluciona cómo reaccionar frente a la dificultad, cómo vencer una adversidad, cómo crecerse sobre sí mismo para continuar adelante pese a las dificultades.