Turismo en Guayaquil: la tormenta perfecta

  Cartas de lectores

Turismo en Guayaquil: la tormenta perfecta

Y para conformar la tormenta perfecta, movilizaciones para protestar contra políticas del actual gobierno...

Hasta el segundo trimestre de 2019 el panorama del turismo en Guayaquil lucía alentador. De repente movilizaciones sociales y protestas aparecieron, paralizando el país. Las fiestas por la independencia de Guayaquil se suspendieron. Muchos turistas internacionales acortaron su estadía. Nadie podía imaginar que tres meses después llegaría una pandemia que paralizaría al mundo. Tras año y medio, el sector ha sufrido pérdidas económicas enormes y de miles de plazas de trabajo. La ayuda estatal ha sido casi nula. La esperanza en las vacunas y el plan de acción del gobierno para su aplicación, y el trabajo en las mesas entre representantes del sector y la Empresa Municipal de Turismo y la Prefectura hicieron visible una luz al final de túnel. Lamentablemente, lo sucedido en la cárcel de Guayaquil disparó las alertas a nivel mundial: varios países han advertido a sus ciudadanos del peligro de visitar la ciudad. La inseguridad se ha tomado Guayaquil, pese a los esfuerzos de policía y autoridades locales por combatirla. Y para conformar la tormenta perfecta, movilizaciones para protestar contra políticas del actual gobierno. El Ministerio de Turismo es el llamado a implementar un plan de acción urgente que permita al sector prever y atenuar el impacto de la situación actual, articulado al más alto nivel, con las autoridades de la ciudad, Policía nacional, gremios y todos los actores de la actividad turística en Guayaquil, que ya no aguanta otra tormenta perfecta.

Freddy Espinel Deguilhen