Cartas de lectores

Una tarea adicional para maestros y educadores

Ahora que muchos padres (por sus ocupaciones e intereses personales) ya no son educadores de sus hijos...

La Biblia no es un libro de ciencias sociales o psicológicas pero indica que, para prosperar en lo material y tener buena salud física y emocional, debemos liberarnos de ataduras mentales que nos lo impidan (3 Juan 2). Aplicando este tema a la educación, está bien que se instruya a los jóvenes para que triunfen en sus trabajos y profesiones, pero también que sus maestros y educadores vuelvan a ser sus guías y orientadores morales y éticos, como lo eran antes. Ahora que muchos padres (por sus ocupaciones e intereses personales) ya no son educadores de sus hijos, los profesores tienen una tarea adicional que es suplir esas deficiencias familiares que impiden la formación integral de la juventud.

Miguel Ulloa Paredes