Cartas de lectores

No saturar las emergencias en
hospitales públicos

Existe una sobredemanda de personas que acuden a Emergencias del hospital Los Ceibos por la calidad de la atención, la variedad de especialidades, o por sus modernos equipos. Van 1.200 personas al día de todos los sectores y de otras ciudades.

Una emergencia es un estado crítico de peligro que amenaza la vida de alguien:una hemorragia, asfixia, envenenamiento, trabajo de parto, sangrado en embarazo, infarto en curso, etc.; requiere atención inmediata. Sin embargo, en la sala de Emergencias veo pacientes con gripes o problemas gástricos, quejándose porque deben esperar un par de horas más a lo indicado en el triaje. Y esto se debe a la misma sobresaturación de personas cuya vida no corre peligro y que son tratables en los centros de salud de primer nivel.

En todo sistema de salud la espera es algo normal. Hay personas que sufren el dolor de una emergencia, pero otras ingresan y ocupan el tiempo de los profesionales de la salud, cuando deben ir a los centros de salud de primer nivel cerca a sus domicilios, creados para dar atención oportuna y digna acorde a una forma de clasificación internacional-estandarizada llamada triaje de Manchester, que se mide con los signos vitales y con observación. Una fractura o luxación se categoriza con el código verde (2 horas de espera), por no ser prioritario.

Andrea Medina