El pasillo en su día

  Cartas de lectores

El pasillo en su día

Mi sentimiento implora, despiertes de tu sueño y en arpegios de espuma, tu dulzura renazca. Poeta, eres la dicha, eres quizá mi ensueño ¡Eres aquello que, en vida no se alcanza!

Hoy 1 de octubre, Día del Pasillo Ecuatoriano, se rinde homenaje a este género musical. Es fiel reflejo de nuestra identidad, poema hecho música que nos llena el alma al leerlo y cantarlo. Todo esto me inspiró a escribir un pasillo en contestación a El alma en los labios, escrito por Medardo Ángel Silva y musicalizado por Francisco Paredes Herrera y que enriqueció el pentagrama musical ecuatoriano por la ternura y amor que encierra su letra, detonante para que el poeta se quitara la vida. Quiero con mi pasillo, escrito idealmente, pensar que quizá el poeta al leerlo hubiera cambiado su destino, deleitándonos por muchos años más, pues nos dejó con apenas 21. Su sensibilidad a flor de piel hizo que nos cautivara con sus escritos llenos de armonía, candor y gran riqueza literaria. Mi pasillo escrito en igual métrica puede cantarse con la música de El alma en los labios. Amor imposible: ¡Por qué acallaste tu alma! Poeta si pudiera, cual ágil mariposa remontarme al pasado. De tu mirada ardiente ser la esclava quisiera y arrancar de tus labios, un beso dulce amado. Perderme en tus pupilas y viajar a tu mundo, recorrer los dos juntos este amor incesante. Permite que te diga, de mi alma lo profundo y te entregue el latir, de mi ser anhelante. Sumida en el umbral, de la quietud ansío, cual sombra te refugies en mi mar de bonanza. Perdona que te extrañe, quiero llamarte mío, lucero quiero ser y alumbrar tu esperanza. Mi sentimiento implora, despiertes de tu sueño y en arpegios de espuma, tu dulzura renazca. Poeta, eres la dicha, eres quizá mi ensueño ¡Eres aquello que, en vida no se alcanza!

Myrna Jurado de Cobo