Cartas de lectores

Ordenamiento territorial

Tal plan integrado de gestión fue manejado por una empresa paraestatal norteamericana que se encargó de las siguientes acciones en relación a la depresión económica del momento.

La ordenación del territorio existe desde hace muchas décadas, pero como política de Estado e instrumento de planificación nace junto a la consolidación del Estado de Bienestar en los años treinta. Se difuminó como disciplina científica y política de naturaleza técnica, administrativa, social, ambiental y económica a partir de 1960. Ese tiempo en los Estados Unidos fue conocido como La Gran Depresión, causada por una contracción económica mundial, lo que conlleva a la creación en el Valle de Tennessee del Plan Integrado de Gestión, bajo la administración del presidente Roosevelt en 1933, que al ponerla en práctica en nuestro país se adecua a lo establecido en el art. 264 de nuestra Constitución de la República: planificar el desarrollo cantonal, formular los correspondientes planes de OT y ejercer el control sobre el uso y ocupación del suelo en el territorio. Tal plan integrado de gestión fue manejado por una empresa paraestatal norteamericana que se encargó de las siguientes acciones en relación a la depresión económica del momento. Desarrollo urbanístico de áreas metropolitanas y de aglomeraciones urbanas, recuperación del suelo y demás recursos naturales, suministro regulado de agua para la industria, agricultura y uso doméstico; sistemas de control de inundaciones, reducción de la erosión mediante programas de reforestación y conservación del suelo, evitando el uso de agrotóxicos; creación de áreas recreativas y biodiversas, y algo interesante para aplicar en nuestro territorio: ejecución de políticas de reinserción laboral en el sector agrícola y agroindustrial, además de programas de construcción masiva de viviendas y de financiamiento para acceder a los complejos habitacionales; es decir el camino a seguir para lograr a través de los gobiernos autónomos parroquiales, cantonales y provinciales lo que manifiesta (Zoido): “la ordenación del territorio es una función pública, una política compleja de reciente y escasa implantación, que se apoya en instrumentos jurídicos, prácticas administrativas y principios consolidados de planificación, información, conocimiento científico y participación”. Como puede apreciarse, para Zoido la ordenación del territorio es un paradigma al servicio de planes generales, como buen uso de los recursos, desarrollo y bienestar para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. ¡Vamos por más!

Ab. Fabián Arteaga E.