Cartas de lectores

“El negocio de la política”

El día que se declare a la política como una actividad profesional lucrativa como cualquiera otra, ese día saldremos de la mentira y del engaño de que los que se dedican a ella lo hacen desinteresadamente, por el bien de los demás y no, como es en realidad, que lo hacen por su interés particular. 

Ese día la ciudadanía no tendría por qué financiar su negocio y, de frente, ellos invertirían su dinero en su proyecto político para sacar provecho legítimo de él. El que quiera celeste que le cueste, sin olvidarse obviamente de las obras sociales en las cuales también tendrían utilidades legítimas.

La verdad nos haría libres de esas ataduras de engaño, mentira y falsedad. 

Miguel Ulloa Paredes