Cartas de lectores

El mundo minero

El Gobierno nacional y todos los que ganan de la economía especuladora están entregando el Ecuador a la minería. Hay fuerte rechazo de la población, sobre todo de aquella que se ve directamente afectada por la destrucción y degradación ambiental que causa. A los demás les da igual cualquier cosa con tal que traiga “billete”. Los que vivimos con la conciencia despierta, pensando en las futuras generaciones, tenemos que conocer qué es lo que se nos viene encima. El mundo minero no es cualquier negocio: comienza con alto riesgo especulativo, que nace en las bolsas de valores, particularmente en Ottawa (Canadá). Cuando un equipo de geólogos detecta una “mina” de alto potencial en cualquier parte del planeta, entran en juego especuladores especializados para regatearla al mejor postor o grupo de postores. De la noche a la mañana nace una empresa minera con millonarios fondos, que “arregla” todo el papeleo y comienza a explorar. A medida que se confirma la riqueza minera empieza un “goldrush” y esta empresa se vende con 500 % o más de ganancia o se integra con mineras poderosas. En este camino las empresas mineras aparecen y desaparecen para encaminar nuevas aventuras, la mayor de las veces “sucias”, lo que se puede ver en el artículo “Un magnate y la trama de corrupción que saqueó África” (Expreso, 27.01.2021). Aparecen y desaparecen, y no queda nada, sino unas ridículas garantías, y nadie quien responda por los daños, dejando pueblos a sufrir. 

Federico P. Koelle D