La migración masiva, una crisis mundial

  Cartas de lectores

La migración masiva, una crisis mundial

Como beneficiarios directos o indirectos de la explotación del sur, todos los países desarrollados lo son hoy gracias a ese saqueo por el norte

Tanto en Madrid como en Bruselas, hubo dos manifestaciones.

En Bélgica, de toda la Unión Europea han levantado la voz contra las muertes realizadas por “las fuerzas del orden” en nuestras fronteras.

Como sintetizaba uno de sus lemas comunes por los derechos humanos, “El sur, saqueado; el norte, cerrado”.

En efecto: en el sur sus países fueron usados como colonias, eliminando o esclavizando a sus moradores. Después, ya sin ninguna responsabilidad política, se explotaron “solo” económicamente, lo que muchas veces ha sido aún peor. Multiplicada también su población sin control, a veces por prejuicios -de derechas o izquierdas-, provenientes del norte, que ya controla mucho la suya- cada día más personas del sur intentan, desesperadas, emigrar al norte para sobrevivir ellas y sus familias, como hace 50 años -aunque menos necesitados en general- hicimos millones de españoles y otros ciudadanos del sur de Europa.

Como beneficiarios directos o indirectos de la explotación del sur, todos los países desarrollados lo son hoy gracias a ese saqueo por el norte.

La actual migración masiva de los países empobrecidos es, pues, una crisis que concierne al mundo entero.

Urge buscar remedios menos salvajes, un poco más justos, que los alambres espinosos e incluso fusilamientos, o el inhumano.

Diego Mas