Cartas de lectores

Cuando meter miedo es el éxito

Para contrarrestar el ausentismo de personas inoculadas en las comunidades indígenas sería recomendable enviar brigadas para exponer los beneficios de la vacuna...

Conversando con diferentes sectores es posible conocer situaciones que no salen en las redes sociales debido a que los protagonistas de la historia están lejanos a la conectividad y no pertenecen al ‘focus group’ de los internautas, pero son cabezas de familia y por ende tienen poder de decisión sobre quienes habitan en sus casas. 

El sábado 26-jun-2021 dialogué con ciudadanos indígenas procedentes de unas comunidades de Chimborazo, sobre novedades en dichos terruños y su respuesta fue: “no vamos a vacunarnos, nos han dicho que si lo hacemos nos morimos en dos años contados de la segunda dosis y ya muertos todos se cogerán nuestras cosas, la casa, las vaquitas, los sembrados, imagínese” y “para no enfermarnos todos estamos tomando un vaso de chaguarmishqui, con eso nos limpiamos por dentro y sanitos andamos”. 

El penco fue introducido en Ecuador en época de la Colonia, traído desde México; por la extracción de su licor es conocido desde hace mucho tiempo por los habitantes de las comunidades indígenas. 

Para contrarrestar el ausentismo de personas inoculadas en las comunidades indígenas sería recomendable enviar brigadas para exponer los beneficios de la vacuna, caso contrario no obtendremos la inmunidad de rebaño que se anhela y todo por la indeseable desinformación. 

Ing. Isabel de Cordovez