En una mano el amor y en otra el rigor, da buenos resultados

  Cartas de lectores

En una mano el amor y en otra el rigor, da buenos resultados

El motivo: ellos ya no le brindaría asistencia financiera. En una mano el amor y en otra el rigor, da buenos resultados.

Ejemplo de lógica retorcida es la amenaza que recibiera el padre de la niña de 4 años por denunciar el castigo perpetuado a la menor, que consistió en quemaduras de segundo grado en una de sus manos, noticia publicada en Diario Extra el 03-oct-2020.

Este hecho me recordó otro episodio de violencia ocurrido a un niño de 2 años en Guayaquil hace dos décadas El niño se orinó en la cama y su mamá lo sentó por varios minutos sobre una estufa caliente, la cual tenía la hornilla en forma de espiral, con la intención de que aprenda a no orinarse en la cama. El resultado: quemaduras extremas sobre sus posaderas.

La violencia intrafamiliar muchas veces es desconocida por el temor a denunciar o porque quienes a ejecutan creen que es “normal”. Una cosa es corregir y otra masacrar; existe la Disciplina Positiva, esto es, que el menor entienda el por qué de la prohibición y no lo repita.

Un caso que muestra las consecuencias de no iniciar el diálogo de forma temprana es el de Joel Guy Jr. de 32 años, quien el 28-nov-2016 en Tennessee, EE. UU., cortó la cabeza a su madre, apuñaló a su padre por 42 veces y a su mamá por 30; además trató de disolver sus restos en ácido. El motivo: ellos ya no le brindaría asistencia financiera.

En una mano el amor y en otra el rigor, da buenos resultados.

Ec. Marysol del Castillo