Cartas de lectores

Libre expendio y consumo deliberado de drogas en juventud ecuatoriana

desde agosto del 2014 que entró en vigencia la tabla para sancionar la mínima, mediana, alta y gran escala de tráfico de sustancias sujetas a fiscalización, y últimamente va a entrar en vigencia una nueva reforma de la referida tabla, sin embargo, cada día el microtráfico continúa como un azote o una epidemia que viene afectando a nuestros niños, jóvenes y adultos.

 

La droga se la expende con suma facilidad por doquier y sin temor en realizar esta actividad destructora de la vida de la juventud. Los narcotraficantes y los expendedores se trazan territorios para liderar y dominar la venta de los alucinógenos. Los adictos, pierden la vergüenza, el honor, se transforman y hasta llegan a tocar fondo por el consumo excesivo de estas sustancias.

Los jóvenes adictos, para conseguir la droga, le roban al que pase por su lado y aun las fechorías las cometen en sus domicilios llevándose las pertenencias de sus familiares, para conseguir la sustancia y consumirla...

Hay que buscar la solución y los correctivos necesarios a este lacerante problema, y poder sacar a tantos jóvenes de la droga. 

La juventud consume drogas en escuelas, colegios e inclusive hasta en universidades, y no les importa si los están viendo o no, solo darle rienda suelta a la adicción en la cual han caído. En los transportes públicos, estudiantes y no estudiantes consumen droga, sin la más mínima vergüenza o resquemor. 

Los centros de rehabilitación deben trabajar legalizados y no al margen de la ley, para que el desenlace sea positivo y no negativo. 

La Municipalidad de Guayaquil, está preocupada en dotar de centros de rehabilitación para consumidores de drogas y lo pone en práctica en los diferentes sectores de nuestra ciudad. Su compromiso moral y social es ayudar a rescatar del mundo de las drogas a tantos jóvenes y personas adictas a tan dañino vicio. 

Todos colaboremos en la recuperación de quienes han caído en este mundo oscuro. Bajo el lema de la solidaridad y haciendo bien las cosas recuperaremos a tantos adictos, ya que la drogadicción es una enfermedad en la cual están atrapados muchos, a quienes se les hace difícil salir de este mal sin ayuda de alguien.

Dr. Santo Ardila Zambrano