Cartas de lectores

Los grilletes electrónicos

Dicen que el reo no se rehabilita con el endurecimiento de penas y es una realidad. En Ecuador tenemos los ejemplos de hacinamiento carcelario y las supuestas rehabilitaciones con los estados de excepción carcelaria, pero nada pasa. Más bien han servido para desviar recursos sin rendir cuentas a nadie. En el mundo subsisten penas muy duras: la pena perpetua, la silla eléctrica o la cámara de gases (EE. UU.), aunque actualmente muy disminuidas en su ejecución. Los países latinoamericanos últimamente suavizaron la legislación penal en cuanto a condenas, que iban desde un máximo de 16 años, antes, hasta su máximo de 40/45 años en la actualidad (acumulativas). Las cárceles especiales, correccionales, de peligrosos asesinos y violentos, y las penas sustitutivas o alternativas, durante la investigación de los hechos delictivos, la prisión domiciliaria mientras se investigan los hechos delictivos, o para personas de la 3era. edad. Y coexiste la justicia indígena pero ni con eso escarmienta la gente. La experiencia social indica que ese tipo de delincuentes, liberado, vuelve a cometer iguales o peores delitos. Y los grilletes electrónicos son otra forma de evadir la justicia porque son muy vulnerables; en algunos casos como de los políticos, vienen con claves para desarmarlos, en contubernio con las autoridades y la policía.

Dr. Manuel Posso