Cartas de lectores

Si Estados Unidos les retira la visa 
les dolería muchísimo

Quitémosles también la visa que les hemos dado para pasear impunemente en nuestro país su grosera corrupción.

Para los corruptos, sin la visa americana, una parte de la forma de gozar la plata mal habida se va. El adiós al apartamento, el bote, la playa, los ‘malls’ y sus compras, “Mayami”, Disney, “Nuevayor” , etc.; ¡eso les duele! El no poder compartir allá con los otros pudientes y regresar al círculo social, y que la frecuencia e intensidad de los viajes sea la tertulia criolla esnobista obligada que los hace sentir “de otro nivel”; ¡eso les duele! Y el ver que otros sí lo pueden hacer y ellos no, ¡les duele muchísimo! La presión social  de ver que el  otro sí puede y ellos no, ¡les duele a ellos, a sus cónyuges e hijos! Y porque sin duda les duele, ¡ojalá se las quiten! A ellos, sus hijos y sus familias. Ojalá por siempre. Eso les quitará oportunidades de gozo, y muy posiblemente también oportunidades de atención médica, educación, etc. Pero lo que les duela como consecuencia de ello será mucho menos que  el dolor que ellos han causado a tantos hombres, mujeres, y niños de esta, y por lo menos una generación más, a quienes les han robado oportunidades de bienestar, salud, educación,  progreso, y unión familiar, al tener muchos que buscarlas en otras partes. EE. UU. haría una importante contribución al castigo de la corrupción si aplica esa medida. Quitémosles también la visa que les hemos dado para pasear impunemente en nuestro país su grosera corrupción. 

Carlos R. Rodríguez