Deuda externa vs. empresas eléctricas

  Cartas de lectores

Deuda externa vs. empresas eléctricas

Si todo sale con éxito, ello se concretaría al 31 de julio y el Estado se ahorraría $ 16.500 millones los próximos 10 años.

Todos los analistas económicos (unos han sido ministros de Finanzas u ocupado cargos públicos en gobiernos anteriores) han visto con beneplácito la renegociación de una parte de la deuda externa con 45% de los tenedores de bonos (algunos de ellos ecuatorianos). Si todo sale con éxito, ello se concretaría al 31 de julio y el Estado se ahorraría $ 16.500 millones los próximos 10 años. Tampoco se pagarán dividendos de capital y el interés bajaría de 9,2 % a 5,3 % aproximadamente. Según el Gobierno, este valor lo ocuparía en pagar parte de la deuda interna. Su mayor acreedor es el IESS, por $ 12.500 millones, acumulados por diversas clases de bonos que el Estado ha entregado al IESS, agregando $ 6.500 millones que este tiene que entregar por el 40 % de jubilación y los otros beneficios de seguridad social. Pero el Estado también ha señalado que el dinero lo ocupará en Educación, Salud y Seguridad. ¿Qué beneficio tiene la ciudadanía con esta renegociación? ¿Somos culpables de la irresponsabilidad de gobiernos de turno en contraer esas obligaciones? Propongo a los gobernantes de turno que se aplique el Acuerdo Ministerial Nro. 125 del Ministerio de Economía y Finanzas del 20 de noviembre de 2017, publicado en RO No. 141 de 15 de diciembre de 2017 que en su “Disposición General dice: cuando se trata de deudas del sector eléctrico, será el Ministerio de Electricidad y Energía Renovable el que coordine y valide las cifras de la extinción”. Que reconozcan la totalidad de la deuda que por energía eléctrica todos los ciudadanos ecuatorianos tenemos con las empresas eléctricas del país, para así ser beneficiados en algo de estas deudas externa e interna que los irresponsables gobernantes han adquirido.

Gustavo Vaca Méndez