Cartas de lectores

La desesperanza y la ansiedad

Luego de este primer tamizaje, la segunda vuelta de las elecciones 2021 se convertirá en el punto de partida de un largo periodo de gobierno, del cual el único y directo responsable será el pueblo.

Ecuador vivió una situación suigéneris e inédita en este último proceso electoral. La atención de todos (prensa, políticos y sociedad en general) estuvo centrada en la pugna por el segundo puesto. Todo lo contrario a lo ocurrido en anteriores procesos, donde se peleaba voto a voto por saber quién ocuparía la presidencia. Teniendo a un primer lugar con más del 10 % de ventaja, el segundo lugar se convierte en una presea que despertó bajas pasiones. Esta lucha entre dos personajes que durante la campaña se lanzaban flores y piropos, trascendió cualquier límite. El uno, un advenedizo desertor de un encargo ciudadano en su provincia, con claras falencias en su conocimiento en cuanto los números, en menos de 48 horas se convirtió en la novia de pueblo de estas elecciones 2021, tras hacerse falsas ilusiones, aun a sabiendas de que el novio no llegaría a verla. El otro, un persistente pero nada torpe banquero que manejó muy bien los tiempos, y con una prudencia envidiable se dio el lujo de dejar plantados a los medios de comunicación en el momento justo después de la elección, aguardando a que la corriente esté a su favor. Este escenario tendrá mucha incidencia en la segunda vuelta, tanto para el ganador del primer ‘round’ como para el que llega luego de un dramático repechaje. En este primer asalto los que se alzan con la victoria ratifican su poderío tras cuatro años, hegemonía que no les aseguró su objetivo principal (ganar en una sola vuelta), pero con un escenario que “pinta favorable” para ellos. En la otra esquina, flaco favor le ha hecho esta pelea a una de las tendencias que a nivel nacional sufre un grave revés después de la última elección de 2019. Esto sumado a la nociva amistad que han mantenido durante los últimos 4 años y que los lleva a un escenario con más incertidumbres que certezas. Luego de este primer tamizaje, la segunda vuelta de las elecciones 2021 se convertirá en el punto de partida de un largo periodo de gobierno, del cual el único y directo responsable será el pueblo.

Juan Salazar C.