Cartas de lectores

Avanza la delincuencia

Los ecuatorianos en general nos sentimos atemorizados, frustrados e indignados ante los avances y la osadía con que actúa el crimen organizado que, de un tiempo a esta parte y, coincidentalmente con el libre ingreso de extranjeros, se ha instaurado y sentado sus reales en nuestro generoso y desprotegido territorio. En esta ocasión la víctima fue una dama de increíbles características humanas, mañana puede ser tu madre, tus hermanos, familiares y tú mismo el que sufra estas agresiones que, muchas veces, terminan con la muerte de sus víctimas y la huida o libertad de estos “inocentes” angelitos.

Mucho se habla de la delincuencia organizada que, a vista y paciencia de las autoridades pulula por los alrededores de la Mariscal (Foch): asaltantes, carteristas, pungas, expendedores de droga, etc. que, por razones desconocidas ni siquiera se inmutan ante la presencia policial. Esta anómala situación, a más de perturbar la paz y tranquilidad de moradores y dueños de negocios, ahuyenta, en forma notoria, la afluencia de turistas nacionales y extranjeros que, hasta hace poco, frecuentaban confiadamente la zona. ¿Cómo es posible que, conocedoras de estos hechos, las autoridades no tomen las medidas pertinentes para acabar, de una vez por todas, con esta lacra social que nos tiene atemorizados y enluta a nuestras familias?

Fabiola Carrera Alemán