Cartas de lectores

Cartas de lectores: Muerte digna. La eutanasia

Señor presidente, hay que hacer reformas para estos casos

Con mucha sorpresa toco este tema muy humano, angustioso y penoso. El sueño de vivir nunca muere, Dios es el calmante, que acompaña con amor hasta la eternidad. En el país hay muchos casos de personas con enfermedades terminales que han optado por el suicidio, como solución final. Los seres humanos tenemos dignidad, que no puede perderse, ni admite degradación alguna, y a ella se refiere el primer artículo de los Derechos Humanos, que sostiene que todos han nacido libres, para decidir sobre su vida, con dignidad. 

Por ello esta no puede quedarse en mero eslogan, sino en aplicación jurídica, semántica y ética. Ejemplo sobre el tema de la Eutanasia: la valiente Paola Roldán, de 42 años, con Enfermedad Lateral Amiotrófica (ELA), enfermedad catastrófica, cuya esperanza de vida es corta y se desvanece, día a día. Paola es amante de la vida pero quiere tener el derecho de decidir cuándo morir. 

Sabe que va a fallecer y que eso llegará pronto; pide a través de su abogado que se despenalice el homicidio para no comprometer a los médicos, para que no sean enjuiciados. La razón lógica es que la eutanasia es un suicidio asistido, que etimológicamente significa buena muerte. 

Por otro lado, en el país se habla de una ley orgánica de la salud, donde se investigan causas, magnitud e impacto, sobre la salud de aquellas enfermedades crónicas, huérfanas, catastróficas, con pronóstico de vida limitada. Es decir, que la Eutanasia rebasa lo jurídico, por lo cual, la Corte Constitucional debate tal aspecto, que tocará las fibras más profundas de los seres humanos que toman el pedido de Paola de participar en el debate público de la eutanasia, cuyo propósito es dejar como ejemplo y herencia a sus hijos, su testimonio de esperanza, alegría y vida digna en medio de una de las peores enfermedades. 

La Corte Constitucional enfrenta la difícil tarea de determinar si Paola podrá ejercer el derecho de morir dignamente; ella tiene lucidez necesaria para tomar esa decisión. Señor presidente, hay que hacer reformas para estos casos. Su decisión puede ayudar en los futuros debates sobre el derecho a la muerte digna, tema que el país no está preparado para abordar.

Robespierre Rivas Ronquillo