Ocio

Topacio, la cieguecita que enamoró a un continente

Una de las telenovelas más icónicas de la década del 80, cumple 35 años. EXPRESIONES conversó en exclusiva con el galán de esta producción venezolana.

Grecia Colmenares
Grecia Colmenares interpretó a la heroína de esta historia que la marcó para siempre.Instagram

La chica no vidente cambiada al nacer y que al crecer, se se enamora de un joven hacendado,  es una historia de Delia Fiallo que tuvo como primeras figuras estelares a José Bardina y Lupita Ferrer en una producción llamada Esmeralda. Producida por Venevisión en 1970, 15 años después, conquista a la generación X con el título de Topacio que alcanzó mayor repercusión a nivel continental y en esta ocasión los héroes de la trama fueron otros. 

EXPRESIONES habló precisamente con el exgalán venezolano Víctor Cámara (61), para recordar a la cieguecita, intepretada por Grecia Colmenares,  que le robó el corazón.

El actor caraqueño, popular también por otras producciones como Rosangélica, Rebeca y La Intrusa, radica en Miami y al preguntarle vía telefónica por este dramatizado, indicö: “Topacio marcó una época importante en los años dorados de Latinoamérica. Había una gran bonanza y para quienes trabajamos en esta novela siempre le estaremos agradecidos a Delia Fiallo y a toda la producción porque nos permitió salir de nuestras fronteras y llegamos a 149 países en más de 80 idiomas", expresa.

Víctor Cámara
El actor vive en Miami, continúa con su profesión y se ha convertido en un popular tiktoker.Cortesía

Añade que no solo para él resultó formidable, sino para muchos de sus compañeros, porque luego protagonizaron e hicieron una maravillosa carrera, entre ellos, Jeannette Rodríguez, Pedro Lander y Nohely Arteaga. 

El artista venezolano muestra su satisfacción al saber que después de más de tres décadas de su estreno, en diferentes partes del planeta la siguen transmitiendo y con gran éxito de audiencia. "En Italia, por ejemplo, hace poco la dieron por decimosexta ocasión y eso dice mucho de una época en que se vendía sentimiento, paisaje, la belleza de la mujer venezolana y algo de nuestra cultura. Pero era todo inocente y eso vendía, fue la clave", menciona. Aunque enfatiza que hubo otras producciones que lo marcaron como actor y ser humano, no deja  de reconocer que fue Topacio la que le permitió darse a conocer y recorrer muchos países y le alegra que aún se siga hablando de ella.