Tania Tinoco, la mujer que no bajó del 'cerro' durante la pandemia

  Ocio

Tania Tinoco, la mujer que no bajó del 'cerro' durante la pandemia

La fallecida comunicadora fue una de las pocas figuras del periodismo televisivo que se mantuvo en un set de noticias para informar a la ciudadanía.

Tania Tinoco
La periodista no solo hizo televisión, colaboró con medios escritos como EXPRESO y trabajó en radio.Instagram

Entre los recuerdos que cada día asoman de Tania Tinoco, fallecida el pasado 21 de mayo, hay que destacar su labor estoica durante los días más críticos de la pandemia (marzo y abril del año 2020). 

Mientras muchos de sus compañeros ya sea por enfermedad, temor u otros motivos, optaron por quedarse en sus casas, la periodista decidió salir al frente y dar la cara. Primero transmitió desde su hogar situado en Los Ceibos, instalando un improvisado set, donde acudieron inclusive autoridades gubernamentales, municipales y hasta médicos.

En contacto

Estéfani Espín ahora en 'Televistazo' de las 13:00

Leer más

No tardó mucho en volver al estudio de Ecuavisa y con la adecuada infraestructura, informó a la ciudadanía de lo que acontecía con el virus y sus efectos.

Por eso, EXPRESIONES, la eligió como uno de los personajes del año 2020.

"Todo se dio de manera natural. Los ecuatorianos buscaban noticias confirmadas en una situación tan complicada como la que vivimos. Así lo entendimos desde el principio. La gente estaba en su casas entonces se veían más noticias y el informativo del mediodía era lo que había en ese momento", comentó Tania a EXPRESIONES.

Tania Tinoco

Tania Tinoco y Bruce Hardeman estaban a punto de celebrar 30 años de matrimonio

Leer más

Añadió que sus compañeros decían con justa razón que se podían contagiar ellos y sus familias. "Es muy respetable esa posición. Otros decíamos que era nuestra obligación porque la gente necesita estar informada, es un derecho humano. Tuve una diferencia con el señor Bruce Hardeman (su esposo), quien me decía que lo iba a contagiar a él y a nuestra hija".

Para ese momento, Telemundo había salido del aire y Francisco Arosemena la llamó, "le dije que estaba desesperada porque sabía que la gente necesitaba información. Sabía que muchos no querían trabajar. Le contesté que no había que generalizar y que me deje intentarlo". Entonces, Tania, empezó a llamar a uno por uno de sus compañeros y logró un equipo completo de voluntarios en Guayaquil, desde reporteros hasta camarógrafos: Estefanía Arias, Stalyn Burgos, Ivanova Gómez, Marcelo Moncayo y "Merlyn Ochoa, la mejor reportera", destacó en aquella oportunidad.

Así era Tania Tinoco, la mujer que fuera de cámaras, era graciosa, ocurrida, generosa, buena contadora de historias, infidente en ocasiones puntuales y amante de la holística y la música tropical, principalmente de Fonseca.