Peña-Selva: Una amistad unida por el arte

  Ocio

Peña-Selva: Una amistad unida por el arte

La empresa artística tiene como misión impulsar la dramaturgia guayaquileña.

Peña Selva
Gerardo, Mariana y Henry.JUAN FAUSTOS // EXPRESO

La amistad de tres ecuatorianos ha resultado en un nuevo proyecto artístico que reúne lo mejor de sus cualidades. Gerardo y Mariana Peña y Henry Silva son los encargados de poner en marcha el proyecto Peña- Selva, como productora cultural y de eventos.

Con ocho meses en el ruedo, han logrado hacer varios audiovisuales para empresas y un canal de YouTube de revisiones históricas llamado Perlas de la Historia. Pero lo que los tiene más emocionados es su reciente obra teatral, Un final feliz.

Claudia Leitte

Claudia Leitte: “La música no es solo un servicio electrónico, es la gente”.

Leer más

Henry y Gerardo se conocieron en la universidad. El primero estudiaba Música y el otro Leyes. “Nuestros espíritus siempre han sido muy artísticos y hemos sido parte de este ámbito. También estudié en Buenos Aires Dirección de Cine y hace cinco años estudié en Estudio Paulsen”, cuenta Henry, el actual director de la obra.

Luego de una conversación antes de la pandemia se propusieron crear una empresa audiovisual. La parte legal también se suma a esto y, como compañía, buscan dar una estructura a las empresas artísticas, que no suelen tener lineamientos claros en el país. “Nuestra visión es brindar una plataforma a los talentos contemporáneos, para que puedan presentar sus propuestas y no se queden solo en intención”.

Mariana Peña se suma al proyecto como relacionista pública y gestora de eventos, como parte vital de la comunicación de Peña-Selva.

Impulsar las artes escénicas es el gran reto de estos tres jóvenes, cuyo anhelo es impulsar a los dramaturgos guayaquileños, pues consideran que tienen historias muy cercanas y de buen criterio.

Peña Selva
Peña Selva en el escenario de Estudio Paulsen.JUAN FAUSTOS // EXPRESO

La historia de un final feliz

Un final feliz es un proyecto que Henry Silva y el dramaturgo José Miguel Flores venían trabajando desde antes de la pandemia. Se conocieron y coincidieron en llevar a cabo este texto que José Miguel había escrito años atrás. El teatro se paralizó por la cuarentena y, frustrados, empezaron a trabajar en la obra de forma remota y sin fecha concreta. Los ensayos se hicieron por Zoom, con la entera disposición de Sebastián Perdomo e Isabella Pérez. Los únicos dos actores en escena, a manera de espíritus del pasado, sobre las tablas repasan su vida juntos, un largo matrimonio que después de la muerte tiene la oportunidad de revivir su relación. La obra estrenada el 27 de agosto tiene sus últimas funciones el 2, 3 y 4 de septiembre en Estudio Paulsen.

Verónica León

Verónica León "Es tiempo de vaciarnos y reestructurarnos"

Leer más