Navidad sin Isabel II y con Carlos III como rey

  Ocio

Navidad sin Isabel II y con Carlos III como rey

Se diría que los festejos se mantienen prácticamente iguales a años anteriores, salvo pequeños cambios, como el menú.

Árbol en Windsor.
El árbol de seis metros de altura guarda los colores preferidos de Isabel II.Instagram.

Estas son unas Navidades especiales para la casa Windsor, pues Isabel II (fallecida en septiembre) ya no está al frente y es su hijo Carlos quien ocupa el trono.

Los guardianes oficiales de los objetos decorativos reales, los miembros de la Royal Collection Trust, fueron los designados para vestir de fiesta el castillo, que este año rinde un profundo homenaje a la difunta soberana con la utilización de su color favorito.

Cortejo fúnebre

Isabel II ya descansa junto al príncipe Felipe

Leer más

Son ellos quienes vistieron con cientos de adornos y de luces el gigantesco árbol de seis metros de altura en el salón de San Jorge, en Windsor, el cual fue tomado de uno de los parques de los alrededores. Aquello se lleva a cabo cada año un mes antes de la Nochebuena y se convierte en todo un acontecimiento.

Desde el 25 de noviembre al 2 de enero, los turistas podrán visitar las estancias del castillo de Windsor y disfrutar de la muestra. En la Cámara de Waterloo, se exhibirá una gran mesa con elementos decorativos, engalanada con frutas y candelabros.

Para completar el ambiente, durante unos días que han sido previamente seleccionados, el público podrá disfrutar de las voces del coro de niños de la prestigiosa escuela local de canto, quienes entonarán villancicos navideños.

Carlos III

Cumpleaños de Carlos III: las manías del rey de Inglaterra

Leer más

Pese a que los escenarios serán los mismos de años anteriores, Carlos ha determinado que estas festividades sean “menos formales” y que se incluyan pequeños cambios, como en el menú: a partir de ahora, cinco de los castillos, entre ellos Buckingham, Windsor y Balmoral, no incluirán el foie gras en el menú. El platillo, uno de los preferidos de la reina Isabel, contradice las creencias de Carlos, quien es un fiel defensor de los animales.