Nataly Delgado: “Papá y yo escuchamos lo mismo, pero él no canta ni un poquito”

  Ocio

Nataly Delgado: “Papá y yo escuchamos lo mismo, pero él no canta ni un poquito”

Cuando está en escenarios pone el alma. Desde ahí estremece a su padre, el exfutbolista Tin Delgado, con quien comparte el gusto por el soul y el R&B.

Nataly Delgado, hija del Tin Delgado
No apunta a la fama y dice que no es ‘figureti’, aunque disfruta del momento y prepara un concierto.Cortesía.

El carisma de Nataly Delgado (24) no opaca el poder de su voz. Canta como las reinas del soul. La primera vez que estremeció a un público fue a los nueve años. Dice que ningún miembro de su familia había contagiado esas dotes por el canto.

Sin embargo, su padre, Agustín ‘Tin’ Delgado, tras regresar de jugar en Inglaterra, fue el que la encaminó en estos géneros musicales; luego la vida se encargó del resto. La educación bilingüe y artística que le impartieron en el Colegio Americano, así como las amistades que iba haciendo en el camino, hicieron crecer su pasión por cantar.

Pero no fue hasta los 24 años, justo en tiempos de pandemia, cuando, acompañada de su piano, empezó a cautivar el oído de muchos desde su cuenta de Instagram.

Lo hace de forma empírica. Interpreta desde Lauryn Hill, Alicia Keys hasta Lianne La Havas. Ese es su pasatiempo, pues como profesión ha elegido la Psicología Clínica. Aunque cuando se entra en diálogo con ella, le es inevitable confesar que la carrera musical también le atrae.

De 1,70 metros de estatura y cabello afro, guarda rasgos similares a los de su padre, “aunque mi madre diría que son perfeccionados por ella”, aclara entre risas. Así es esta joven que nació en Quito, vivió parte de su infancia en México (debido a las contrataciones del Tin) y, desde que sus padres se divorciaron, reside en Guayaquil, donde las miradas empiezan a centrarse en ella.

Nataly Delgado, hija del Tin Delgado
Con los rasgos de su padre, pero "mejorados" según dice su mamá, Nataly empezó a conquistar corazones con su voz en la época de pandemia.Cortesía.

Padre e hija

Su fascinación por el R&B y el soul se remonta a los años en que su padre vivió en Inglaterra. “Él trajo muchos CD de los ritmos que se escuchaban en ese entonces. Yo era adolescente y ahí fue cuando comencé a hacerme fan de Alicia Keys, luego de H.E.R. y ahora de Lianne La Havas”.

¿Usted y el Tin tienen los mismos gustos?

Igualitos. Escuchamos lo mismo pero él no canta, ni un poquito...

¿Entonces, su papá es el que baila? ¿Cómo son sus fiestas familiares?

¡Uf! Ahí tienes que vernos. Él cumple años el 23 de diciembre, entonces la celebración se extiende hasta Navidad y fin de año. Cuando nos juntamos hacemos un ‘performance’. Tengo unos videos viejísimos que están en Instagram, y es chistosa la coordinación de cómo mi papá se mete en el baile. Yo lo amo.

Eduardo Rodríguez

Eduardo Rodríguez, el venezolano que dará vida al 'Tin' Delgado

Leer más

¿Es de las que cantaban frente al espejo o en el baño?

Yo recuerdo que cantaba en el baño. Siempre que me metía a duchar, a mí me tenían que tocar la puerta durísimo para que me apurara y saliera.

¿A qué edad debutó en la música?

El primer momento en que yo canto con público fue a los nueve años, en una iglesia del sur de Guayaquil. Somos cristianos. Estaba nerviosa y me tuvieron que decir la letra al oído. Luego en el colegio (Americano) organizaban los Talent Shows, y yo elegí cantar Beautiful, de Cristina Aguilera. La gente quedó fascinada.

¿Qué compone? ¿Es romántica?

Cuando era adolescente escribía canciones, pero nunca guardé nada. Fue en pandemia cuando empecé a componer otra vez. Digamos que son románticas (risas), aunque más tienen de desamor. La más reciente la compuse en inglés, grabé esa canción en mi computadora y mis amigos me ayudaron a hacer el videoclip. Ellos me incentivan muchísimo, me dicen: “Nataly, hace tiempo que debiste haberte lanzando”. Pero creo que nunca es tarde.

Ceci Juno

Ceci Juno se despide de Ecuador con música

Leer más

Además de lo que su papá le trajo de Inglaterra, ¿el arte de México influyó mientras vivían allá?

Yo era muy chica cuando vivimos en México, pero a nivel artístico te cuento que casi salgo en la novela Carita de Ángel. Hice el casting y a la final no resultó. Mi mamá tiene una versión y mi papá otra. Dice ella que yo no quería ponerme el vestido de la hija de la sirvienta; y él, en cambio, dice que no me escogieron porque yo era muy alta para la edad que tenía.

El Tin se caracterizó por la puntería para los goles. En usted, ¿cuál es el secreto para el canto?

Creo que es el sentir. Una vez le pregunté a mi papá si acaso escuchaba a las barras o los cantos mientras jugaba y él me dijo que no, que cuando estaba en la cancha se concentraba en el partido. Algo así me pasa ahora, me adentro mucho en la letra y eso creo que le gusta mucho a la gente.

A él le pedían muchos autógrafos. ¿Se ve usted también así en un futuro?

Creo que apuntar a la fama es mucha ilusión y yo no soy muy ‘figureti’ (risas). Ahora estoy disfrutando todo lo que ofrece esta temporada. Próximamente se viene un concierto y ya ando ensayando.

Desde redes sociales se ve muy activa. ¿Hay algo que no postearía?

Creo que no, soy muy transparente. Aunque te cuento que de chiquita era introvertida, pero la pandemia hizo un cambio en mí. Me enseñó muchas cosas. Me reconcilié conmigo misma, me volví más alegre. Ahora disfruto de quien realmente soy.

Fotos cortesía: Antonella García (Ig: @antgarciag), Juan Avilés (Ig: @juan_aviles147) y Francis Tama (IG@francistamaph).