Ocio

"Es el momento de la verdad", dice Tania Tinoco al referirse a la corrupción

Desde la cuarentena, la comunicadora es el nuevo rostro del informativo 'Televistazo', de Ecuavisa, de las 13:00.

Tania Tinoco
A Tania no le agrada que la llamen presentadora de noticias.Miguel Canales // EXPRESO

El 15 de diciembre de 1983, Tania Tinoco (57) empezó a trabajar en Ecuavisa. Pasó algo más de dos años para que la comunicadora ingresara a 'Telemundo', espacio de noticias nocturno, en el cual fue presentadora, reportera y directora. 

“Ser reportera me encanta y quiero seguir haciendo ese trabajo aunque sea una señora del quinto piso”, dice entre risas, mientras conversa con EXPRESIONES en la sala de su casa, donde vive con su esposo Bruce Hardeman (con quien se casó hace 28 años) y su hija menor, Amelia. El primogénito Tommy se encuentra en Suiza.

Durante la cuarentena 'Telemundo' cerró y usted pasó a ser parte de 'Televistazo'  de las 13:00.

Nadie se lo imaginaba, porque nadie puede saber lo que pasará mañana. Simplemente las cosas se dieron. No sé ni cómo llegué a ese horario. No recuerdo quién me dijo que me quedara presentando al mediodía.

¿Cómo tomó ese cambio?

Lo tomé como algo natural. Todo cambió en esos momentos. Como decía una maestra: “Tenemos que ser como las ramas de los árboles, fluir con el viento. Una rama que no fluye cuando llega la nevada se puede quebrar, una rama que no fluye cuando llega el sol demasiado fuerte, se puede quemar. Si vas con el viento sabiendo que tienes un tronco fuerte y raíces profundas, todo estará bien”. Eso hice, vivir un día a la vez.

Su compañera María Isabel de Lebed, quien era la presentadora de ese horario, ahora está los domingos.

Con ella no me veía mucho porque María Isabel trabajaba en el día y yo era lechuza cien por ciento por 'Telemundo'. Con Tere (Arboleda) nos seguimos hablando, la extraño mucho. Ella está los sábados. Todo puede cambiar.

Cuando cerró 'Telemundo', ¿fue un duro golpe para usted?

No me lo esperaba. Me llamó el gerente de la estación para decirme que por decisión de la empresa y por la pandemia se iba a suspender el noticiero, no dijo que sería el último día, pero algo me anunció que iba a ser definitivo. 

Yo ya estaba sola porque a mi compañero Luis Soto y a otros que tienen de 65 años en adelante, los habían mandado a su casa. 'Telemundo' comenzó un año después de que se fundó el canal.

Tania Tinoco-Ecuavisa

'Telemundo': el informativo sale del aire

Leer más

¿Le preocupó su estabilidad laboral?

Estoy segura de lo que hago. En estos momentos ningún medio es importante para hacer periodismo. Aunque estar en un medio siempre es importante y además permite llegar a más gente.

El espacio investigativo 'Visión 360' se redujo a un reportaje semanal.

Yo lo presentaba y hacía reportajes porque soy periodista. El otro día un ministro le dijo a otro funcionario que yo era la presentadora de… entonces yo le dije que no quería hacerlo sentir mal, pero que no era presentadora, sino periodista. 

La gente se queda con la idea de que estas personas leen las noticias que otros hacen, ese nunca ha sido mi papel. 'Visión 360' está suspendido, quiero pensar que volveremos. Ahora solo aparece un reportaje en 'Televistazo' dominical.

Hugo Gavilánez

Hugo Gavilánez: "Me llamaron criminal"

Leer más

Usted comenzó a entrevistar al mediodía...

Todo se dio de manera natural. Los ecuatorianos buscaban noticias confirmadas en una situación tan complicada como la que vivimos. Así lo entendimos desde el principio. La gente estaba en su casa, entonces se veían más noticias y el informativo del mediodía era lo que había en ese momento. La primera que hice fue al entonces vicepresidente, Otto Sonnenholzner, a quien lo entrevisté en la sala de mi casa, donde se montó un estudio. Era lo que había y tuvimos que hacerlo.

Tania Tinoco

Tania Tinoco: marca territorio en Ecuavisa y se hace sentir

Leer más

Fueron momentos en los cuales la gente sentía miedo, incluso los comunicadores que debían salir a trabajar.

Los compañeros decían con justa razón que se podían contagiar ellos y sus familias. Es muy respetable esa posición. Otros decíamos que era nuestra obligación porque la gente necesita estar informada, es un derecho humano. Tuve una diferencia con el señor Bruce Hardeman, quien me decía que lo iba a contagiar a él y a nuestra hija (risas).

¿Sintió miedo?

No, pero temeraria no soy. No pensaba en eso. He tomado las precauciones que he podido. Bruce me conoció así, aunque hubo una diferencia de opinión, sabíamos cuál iba a ser el resultado. Fue algo gracioso porque cuando vino la gente del canal para armar el miniestudio, le puso límites. Hizo sus arreglos y yo los acepté. 

Además pidió que todos se quiten los zapatos. Se me hizo delicado decirle al entonces vicepresidente que se los quite. Pero lo primero que él me comentó fue que se había hecho la prueba por el coronavirus y le había salido negativa.

Si casi nadie quería exponerse, seguramente fue muy complicado armar un equipo.

Pancho Arosemena me llamó y le dije que estaba desesperada porque sabía que la gente necesitaba información. Sabía que muchos no querían trabajar. Le contesté que no había que generalizar y que me deje intentarlo. Entonces empecé a llamar a uno por uno de mis compañeros y logré un equipo completo de voluntarios, desde reporteros hasta camarógrafos: Estefanía Arias, Stalyn Burgos, Ivanova Gómez y Marcelo Moncayo. La mejor reportera es Merlyn Ochoa.

Por el nivel de desesperación que se vivió, especialmente en marzo y abril, seguramente le solicitaron mucha ayuda.

Aparte de informar, el resto del tiempo pasé haciendo gestión para conseguir medicinas y oxígeno y para recoger los cadáveres. Nadie lo alcanza a imaginar. Sin mis sesiones de meditación diarias, no sé lo que habría hecho. Cumplí con lo que yo creí era mi rol en ese momento. Gracias a Dios tuve gente que me apoyó. 

Amigos médicos murieron por falta de oxígeno. Perdí a mi compadre, el doctor Felipe Leyton por esa razón. Soy la madrina de su hijo, Felipe. Fue un amigo que heredé de Alberto Borges. Además colegas, como Ángel Sánchez, y nuestro compañero Víctor Hugo Peña.

¿Cuál fue la enseñanza tras esta experiencia?

Solidaridad y piedad. Hubo gente con un corazón grande y otra con uno muy pequeño. Además vi mucha misericordia.

Tábata Gálvez

Tábata Gálvez y su hija se sometieron a una reducción de estómago

Leer más

¿En algún momento se deprimió?

No lo recuerdo. Lo que sí recuerdo es que una mañana vi a mis compañeros preocupados por la situación que se vivía. Entonces alguien pidió que hiciéramos una oración, nos tomamos de las manos para hacer una invocación ecuménica. Aceptamos la existencia de un solo Dios para que nos diera la fortaleza para seguir trabajando, la sabiduría para decir lo que teníamos que decir y pedir protección.

La pandemia destapó mucha corrupción en el país...

Es el momento de la verdad, simplemente está saliendo a la luz. Ha sido una gran lección para el país sobre lo que significa el periodismo, después de una década en la cual nos dijeron de todo.

Más de 50 años de edad, ¿le preocupa el paso del tiempo?

(Risas) Para nada. Como decía la doctora María Leonor Jiménez de Viteri llega un momento en que nos sentimos sin edad, una mujer sin tiempo, esa soy yo. Me llevo muy bien con gente de diferentes edades y me enriquezco con los jóvenes, de los que aprendo.

¿Durante esta emergencia sus hijos estuvieron con usted?

Tommy (23) se quedó en Suiza, es ingeniero ambiental y empezó su masterado. Iba a venir en abril con cinco amigos suizos y su novia para recorrer Ecuador y otros países de América Latina. Mientras que Amelia (19) estuvo con nosotros. Tenía que viajar a Alemania en agosto para estudiar Sociología y Ciencias Políticas, pero le dijeron que las primeras clases eran virtuales. En enero tiene previsto irse con Bruce.

La pandemia disparó lo digital, ¿qué tan experta es?

No soy una experta en la materia, si algo no entiendo, mi hija me ayuda. También hay que ver lo positivo de esta situación. Compartí en familia, comí delicioso en mi casa. Bruce pensaba en lo que iba a cocinar, ensayaba los platos. Yo tengo un doctorado en lavar la vajilla (risas).

Tania Tinoco
Tiene 57 años. Dice ser una mujer sin edad.Miguel Canales // EXPRESO