Ocio

Matías Novoa: Un galán que va pasito a pasito

El actor chileno conversó con EXPRESIONES sobre sus nuevos proyectos y su participación en Quién mató a Sara

Matías Novoa
Matías NovoaCortesía

Ser galán en una telenovela puede llegar a convertirse en el objetivo principal de un actor. Pero, en cuanto a diversidad de papeles, esto puede ser contraproducente si esto lo encasilla. El actor chileno Matías Novoa (40) sabe esto perfectamente y ha podido darle variedad a su carrera, que inició como modelo y actor desde el 2009.

EXPRESIONES conversó con el protagonista de El Señor de los cielos y Enemigo íntimo, que ahora hace su debut en Televisa, además de dos series para plataformas como Peacock y Netflix.

Nos atendió desde su casa en Ciudad de México, mientras le da los cuidados necesarios al jardín tras pasar una larga temporada trabajando en Estados Unidos. “Mi terapia es regarlo. Los días que no tengo llamado, me he dedicado a eso para que florezca. Ahora que volví a México luego de vivir un par de meses en Estados Unidos, estaba un poco descuidado y ahora lo cuido un poquito”, cuenta con una enorme sonrisa. Matías se muestra entusiasmado por conectarse con su público de Ecuador. En la conversación, además de hablar de sus papeles, hace una revisión de lo que opina del género de telenovela, el cual se está adaptando para seguir siendo la insignia de la televisión latina.

Javier Colinas

Javier Colinas: "enfrento a la audiencia con lo que se considera una verdad"

Leer más

¿Ha sido un impedimento ser atractivo para la carrera de actor?

Sí, desde que empecé a trabajar tengo esta lucha (risas)… De demostrar que tengo mucho más como actor que solo la parte física. Sí creo que tienes que esforzarte 300 veces más y no ha sido fácil. Tengo la calma para elegir proyectos en los que pueda cambiar muchísimo mis personajes y no tomar el camino más fácil. Estoy muy pendiente de esto y siempre lo reflexiono. A veces les digo no o simplemente no hago el casting porque eran lo mismo. Hubo una etapa en la que hice muchos similares de acción, pero ahora con todo este cambio que estamos teniendo, hay otros tipos de papeles que no tienen que ser protagónicos, porque no me interesan, sino la parte actoral. Y este cambio se está dando. Entonces creo que estos frutos pueden empezar a crecer y que te vean en otra faceta.

¿Cómo pide cambiar su zona de confort?

Al principio, cuando salí a hacer mi primera telenovela en 2009, lo primero que llegaba era el impacto de tu imagen. Por lo menos en las telenovelas, que es donde se fijan mucho en eso. Siempre hay algo que le puedes poner como actor, algo rico, algo que pueda traspasar la pantalla y creo que esos pequeños detalles son muy importantes. Es tu proceso creativo lo que hace que digan que hay algo interesante de tu aspecto físico. Siempre he buscado mi sello.

¿Qué grabó en Estados Unidos?

Los Picapiedra

Los Picapiedra vuelven a la televisión con una nueva versión

Leer más

Estuve en enero y febrero en Estados Unidos, filmando Armas de mujer. Es para la plataforma Peacock, que es de NBC Universal y eso saldrá este año pronto. Es un proyecto en habla hispana para incursionar en el mercado americano. Es para los latinos que están allá.

¿Se apresura por conseguir éxito?

Vamos a pasitos cortos. Siempre se tiende a apurarse. Uno piensa y es como ‘¡Uy, por qué es así! Yo quiero hacer tal cosa. Quiero que me toque un papel interesante’, pero hay que tener la calma y saber que siempre llegará. Le pasó a grandes actores. Solo debes estar muy enfocado en tus cosas y así las cosas fluyen.

Para encontrar ese enfoque, ¿a qué recurre?

A estar conectado con mi esposa, mi hijo. A esto (señalando su casa). Eso me ayuda a mí.

Desde el 19 de mayo es parte de Quién mató a Sara con el estreno de su segunda temporada. ¿Qué espera de la recepción de la gente?

Que sea igual de bueno o mejor (risas). Mis compañeros, los que empezaron el proyecto, lo hicieron muy bien. Los admiro mucho y ahora en la segunda temporada me invitaron y de inmediato me causó buena impresión. Es un thriller interesante, con un toquecito pulido del formato de la telenovela, más actual, y con otro tipo de diálogos. Su creador (José Ignacio Valenzuela, también chileno) le dio un toque muy natural.

¿El reto más grande de la grabación cuál fue?

Siempre es difícil entrar a un proyecto que ya está hecho. Porque ahí vienen las inseguridades del actor, siempre quieres aportar lo suficiente ante algo que está formado y así hacer la historia más grande. Para mí no es fácil, pero todo funciona cuando tienes un gran elenco, uno tan respetuoso como este. Entonces me pude sentir más relajado en ese aspecto y dejar llevar mi propuesta como personaje.

También dijo

  • Me fascina prepararme para mis personajes. Ahora estoy haciendo papeles con vidas más regulares, un empresario por ejemplo. La acción quedó de lado. Pero la verdad es que, dentro de mí, necesito acción. Me encanta hacer la coreografía de pelea. Siempre quería tener más escenas así, y sacar el arma. Ojalá venga otro proyecto similar”.

  • “No hago maratones. Veo uno o dos capítulos. Ahora estoy viendo una serie francesa muy cómica”.

  • “En la película Doblemente embarazada, que protagonicé con Maite (Perroni), hubiera hecho lo mismo que Felipe. Hubiera vivido en familia. Todos juntos.

En tres proyectos

  • Armas de mujer tiene cuatro protagonistas. La filmamos en Miami. Son cuatro chicas acostumbradas a que los hombres llevaran las cosas de la casa y estos cuatro amigos los agarran por negocios ilícitos y ellas deben desenvolverse en este mundo ‘nuevo’. Y arreglar todas las cosas que los hombres dejaron. Se logró un muy buen proyecto y se estrenará en el segundo semestre de este año en Peacock.

  • Ahora mis fans pueden enfocarse en Quién mató a Sara, de Netflix. Mi personaje es Nicandro. Es uno de los amigos que desaparece cuando sucede este evento y es su regreso porque sabe que el hermano de Sara sale de la cárcel y trae cosas a poner sobre la mesa. Es muy movido en lo que implica la historia y revuelve todo lo que se sabe. Será un sospechoso.

  • También confirmó que se sumó a la telenovela de Rosy Ocampos, Vencer el pasado, y que pronto iniciará grabaciones de la tercera entrega de la exitosa franquicia Vencer.

Chile con su propia forma para hacer telenovelas

Su país tiene novelas con guiones muy originales. Incluso se exportan y adaptan para cada mercado. ¿Qué le falta para ser más reconocidas?

Yo como chileno, no es por defender a mi país, pero creo que se hacen cosas maravillosas. Las novelas de las 19:00 son excelentes. Rompemos con esto de la cosa melodramática, tenemos otro tipo de lenguaje visual. El humor también es como algo muy cultural. Nos falta neutralizar el acento porque no se nos entiende nada (risas). Ahorita, en estos últimos años, ha crecido mucho la parte cinematográfica. Además, es muy interesante lo que pasa con Netflix y Amazon, donde cada vez vemos más series con diferentes acentos.