Mafer Meza: "Es necesario tocar fondo para entender que somos frágiles"

  Ocio

Mafer Meza: "Es necesario tocar fondo para entender que somos frágiles"

La exreportera lo único que pide es vida. Se siente agradecida con Dios por la oportunidad que le dio tras una cirugía del corazón.

Mafer Meza.
Mafer Meza tiene 34 años.Gerardo Menoscal

Desde 2014, la exreportera de farándula, Mafer Meza (34) vive en Estados Unidos, donde formó una familia con el cubano Carlos Sarmiento. El artista, quien es conocido como Onyl, fue su apoyo cuando el año pasado debió ser operada del corazón por un defecto congénito en ese órgano. 

'De boca en boca'.

'De boca en boca' sale del aire, según Rafael Cuesta

Leer más

Acaba de visitar Guayaquil, donde se bautizó (en la religión evangélica) con su familia, integrada por su pareja e hijos Emma (7) y Abraham (4). Fue parte de 'Jarabe de pico'. En Miami tiene un emprendimiento, una marca de maquillaje.

Someterse a su edad a una intervención de ese tipo no es lo más común.

El año pasado estuve en Ecuador, donde me dieron un mal diagnóstico, dijeron que tenía hipertensión pulmonar. Me quedé fría, cuando regresé a Miami me hicieron otras pruebas y descartaron esa condición. Me explicaron que tenía un defecto cardíaco, los gringos son directos y me indicaron que había que corregirlo quirúrgicamente para llevar una vida normal. 

Mi cardiopatía era comunicación interauricular del seno venoso. No sufro de nada y decidí operarme. Nadie está preparado para una enfermedad. Volví a mi país (solo por unos días) y me entregué a Dios, en manera de agradecimiento. No es que sea una santa porque no es así. Soy un testimonio de vida.

¿Seguramente lo que usted atravesó le cambió su manera de ver la vida?

Antes vivía en automático, ahora vivo agradecida por tener a mi familia, somos bendecidos y con un propósito. Mi mayor temor era dejar a mis hijos pequeños. Mi esposo no era cristiano, sino santero. Maduramos los dos como pareja y en la fe. Generalmente se dice ‘ver para creer’, ahora digo: ‘creer para ver’. 

Luego de la operación tuve que estar ausente de mi negocio por tres meses. Practicaba crossfit sin problemas, no me lo esperaba. Nadie se espera un accidente, una dolencia, un desastre económico. Dios existe y me dio otra oportunidad.

María Teresa Guerrero

La Flaca Guerrero: "Di una opinión, pero no insulté"

Leer más

¿Se preguntó para qué le tocó vivir esta experiencia?

Para darme cuenta de que existe Dios, que no valoramos lo que tenemos, ahora vivo con el propósito de ser feliz. No agradecemos, vivimos como si nada. Estoy en una etapa de agradecimiento. Una lección aprendida. También todo es mental.

¿Tras la cirugía debió hacer cambios en su estilo de vida?

Tengo un corazón nuevo. No sé fumar y a veces tomaba socialmente. Camino dos horas diarias, le doy suave. He cambiado para bien. Antes sufría de ansiedad y ataques de pánico. Pude haberme muerto en mis partos, el primero fue normal y el segundo, cesárea. Dios estuvo ahí.

En estas situaciones se conocen a los verdaderos amigos y a los que creíamos que eran...

Así es. Una de ellas fue Yessenia Hatti, expresentadora y reportera de 'Vamos con todo', quien estuvo en todo mi proceso. Viajó a Ecuador con nosotros, nos bautizamos, hicimos la presentación y la cogí de madrina de mi hija Emma. No puedo dejar de mencionar a Mauricio Altamirano, quien siempre ha estado conmigo, y Marlon Acosta. Miguel Cedeño también fue muy especial para mí. 

Ambos nos dimos fuerzas, él estaba atravesando por su proceso de cáncer. Tenía días de operada cuando me enteré de la noticia de su fallecimiento, no lo creía. Recuerdo que ese día no salí de la habitación. Mauricio le dijo a mi esposo que me prepare para darme la noticia y que no lo sepa a través de las redes sociales. Luego se murió un familiar, muchas malas noticias de golpe. Solo Dios sabe sus razones.

Al parecer se adaptó fácilmente a la vida gringa...

Estoy adaptada, extraño la comida y la gente. Lo bueno es tener amigos cerca. Cuando llegué a Estados Unidos me dediqué a trabajar, ahora me tomo la vida con más calma. El próximo año quiero llevar mi marca de maquillaje a Ecuador. En Miami tengo unas islas. Gracias a Dios está posicionada.

Mafer Meza.
Está dedicada al negocio de la belleza.Gerardo Menoscal

¿Extraña la TV?

En Estados Unidos hacer TV no es fácil, realmente quiero hacer dinero porque tengo una familia. La televisión es momentánea, ya no me llama la atención, con mi esposo estudiamos estética integral. Aspiramos a abrir un spa. Manejo mis tiempos y comparto con mi familia, lo más importante.

¿Quiere contar su historia en un libro?

Es una idea que tengo. Estoy escribiendo mi vivencia porque me enfrenté a la muerte. No es fácil hacerlo, muchas personas caen en depresión y no pueden salir de ese estado. A veces incluso ponen en riesgo su existencia. La Miss Estados Unidos 2019, Cheslie Kryst, murió al arrojarse desde la ventana de su apartamento en Manhattan. Nadie sabe lo de nadie y el infierno que se vive. 

Para todo hay solución. Me operé el 17 de mayo del 2022 y quisiera lanzar el libro ese mismo mes en 2023 en mi país. Luego en otras plataformas. Lo que deseo es contar mi testimonio. Las enfermedades hay que enfrentarlas, no huirles, hay que aprender de lo desconocido.

Antes, durante y después, la familia es nuestro mayor soporte en un proceso tan delicado...

Mi esposo fue mi mano derecha, me ha ayudado a manejar emociones. Antes de una operación de corazón preguntan si dejas testamento, en caso de fallecer, quién se encargará de los hijos. Respondí que a nadie le iba a dejar nada, porque estaba segura de que iba a salir viva. 

Carlos fue mi gran apoyo. Debí explicarle a mi hija, porque no me iba a ver durante cinco días. Le conté delicadamente sobre el proceso, entonces me preguntó si nos íbamos a volver a ver. Le contesté que sí. Carlos me preguntó que por qué se lo había contado, Emma le contestó que yo era su mejor amiga y debía saberlo. Ahí se me partió el corazón, pero también me dio más fuerzas.

Seguramente la Navidad que se aproxima será una fecha muy especial, así como el recibimiento del Nuevo Año.

Totalmente. Quiero tomar un año sabático, disfrutar con los míos. Mi esposo dobló rodillas para pedir por mi salud, se lo agradezco. Hay que darle tiempo al hogar, nadie tiene la vida comprada, solo Dios sabe cómo, cuándo y la hora que nos vamos. Solo nos queda vivir como si fuera el último día de nuestras vidas. Generalmente esperamos atravesar adversidades para despertar, abrir los ojos o madurar. Así somos los seres humanos. Es necesario tocar fondo, enfrentar a la muerte para entender que somos frágiles.

¿Algún regalo especial?

Solo vida. No pido más. La plata no compra la salud ni la felicidad, no compra vida. Pido eso para mis seres queridos y para todos. Me interesa organizar un desfile de cicatrices. Tengo la mía en el pecho, quiero que otros que también las tengan por diferentes razones y en diferentes partes del cuerpo, las muestren y cuenten sus historias. 

Hay gente del medio que ha sufrido accidentes, ataques... y aquello les ha dejado cicatrices. Todavía no estoy preparada para mostrar la mía, lo haré en 2023. Cuando la veo, pienso que si no la tuviera me podría haber muerto.

Mafer Meza.
Casada y madre de familia.Gerardo Menoscal