Instagram: Que no te roben tu identidad

  Ocio

Instagram: Que no te roben tu identidad

Sea famoso o no, los delitos informáticos en Instagram están sucediendo con frecuencia. Así les ocurrió a estas tres chicas.

Instagram robo
Imagen referencial.Miguel Rodríguez

A las 12:00 del pasado domingo Lisseth Loor revisó su celular apenas se levantó. La noche anterior había hecho una maratón de su serie favorita y no pensó que, aun estando tranquila en su casa, tendría “más de 10 llamadas perdidas, 100 mensajes de WhatsApp y también en mi Instagram. Todos me preguntaban: ¿Te abriste OnlyFans? En serio me asusté”.

La información se repetía y venía acompañada con una captura de una cuenta de Instagram que usaba su nombre, sus fotos, un mensaje de “cuenta alterna” y la invitación a un link de OnlyFans donde, supuestamente, se encontraría contenido erótico de ella.

Dayana El Desquite

'El Desquite': ¿Qué sucedió detrás de la canción de Dayanara?

Leer más

“Yo no podía ver qué sucedía porque me habían bloqueado a mí, a la cuenta de la fundación que manejo y a mis familiares cercanos”, expresa.

El mismo fin de semana le ocurrió algo similar a Paula Monroy. Y con unos días de diferencia también a cuatro de sus amigas. Ella cuenta que fueron sus amistades cercanas quienes le avisaron que habían tomado sus fotos para crear un nuevo perfil que tenía un enlace a admirame.com, en el que había contenido sexual de un cuerpo femenino que no mostraba el rostro. Para acceder a esto, había que registrar una tarjeta de crédito. Incluso había una promoción para los primeros 30 inscritos. 

“Yo no podía verlo. Me bloqueó. Pude ingresar a ver lo que pasaba por la cuenta de la marca de zapatos que tengo con mi hermana. Unos amigos me avisaron también que les habían enviado un mensaje invitándolos a unirse”.

Ambas sufrieron un delito llamado suplantación de identidad que, en los últimos meses, ha tenido un repunte. Según el mayor Freddy Sarzosa, jefe de la Unidad Nacional de Ciberdelitos de la DNPJ, en lo que va del 2021 hay 113 casos similares.

Pero esto no solo ocurre con cuentas de seguidores pequeños y alejados del espectáculo. Paula y Lisseth tienen un promedio de 3 mil seguidores.

La actriz Belu Idrobo, quien interpreta a Fanny en la novela Juntos y revueltos de TC, es otra de las afectadas. Esta semana ella perdió el control de su perfil de Instagram (con 24 mil seguidores). Además crearon una cuenta alterna con un usuario similar (no usaron la último ‘o’ de su nombre) y seguía a cuentas cercanas y un perfil clave, que era el hacker. “Todo inició cuando la noche anterior a perder mi cuenta me siguió una cuenta extraña. Que decía que era un club de fans mío. Al día siguiente agradecí por el detalle y al poco tiempo me salió un mensaje como si fuera un ‘swipe-up’ y me inhabilitaron la cuenta. 

Yo no tenía la autenticación de dos pasos y es algo que recomiendo que hagan todas las personas para que tengan todas las seguridades. Fueron dos horas de intentar recuperar el perfil, pero no se pudo”. Belu, que para el jueves 11 ya lo había logrado, tuvo que acudir a un experto en seguridad informática para tener en su poder la cuenta. Y también intentaron robar su cuenta personal (con solo 50 seguidores). “Era algo raro. Fue un proceso largo el recobrar la cuenta y enviar la solicitud a Instagram”.

La actriz estaba preocupada. Es una herramienta importante de trabajo, ya que ahí difunde lo que hace y tiene contratos con marcas. Aunque ya tiene acceso a ella, confirmó que sigue mejorando la seguridad de su cuenta para que no le vuelva a ocurrir.

Famosas entrenadoras

En forma por amor propio

Leer más

Paula y Lisseth están más tranquilas. Al igual que Belu, no han puesto una denuncia formal en la Unidad Nacional de Ciberdelitos porque consideran que es un “trámite largo” o por “falta de tiempo e información”. “Me parece indignante lo que me pasó, pero no creo que llegue a la policía si no es algo más recurrente. No quiero que mi caso sea uno más del montón”, explicó Paula.

A ella, al igual que a Lisseth, le duplicaron fotos de sus viajes a la playa y tomaron solo su contenido en traje de baño. “Es mi cuerpo, no me veo obscena, por lo que no dejaré de subir fotos a mi perfil. Pero me ofendí porque es como si te estuvieran vendiendo y con engaños”, explica Paula. Para Lisseth, que es activista por los derechos sexuales de las mujeres, este es un caso más de violencia de género. “El cuerpo y vida sexual de una mujer siempre se juzgan y ahora te usan sin consentimiento para casos ilícitos”.

Estas cuentas duplicadas fueron anuladas por Instagram, pero ellas esperan que no se repita con otras chicas.

LOS EXPERTOS

  • Esta es una trampa común y habitual en Ecuador en delitos electrónicos. El robo de identidad suele venir también con estafa, en este caso pude ser el robo de datos de tarjeta de crédito a las personas que ingresan sus datos en estos perfiles de contenido erótico. He revisado y leído que esos enlaces de OnlyFans son mentira. En realidad son dominios similares de una página de wix.com (página web para crear sitios de Internet por medio de plantillas) que usan una interfaz idéntica, pero que solo es para robar datos. Realmente, la única forma de no ser víctima de esto es no aparecer en Internet, pero esto no puede ser posible porque es tu derecho y libertad. Lo que hay que aprender es a reconocer cada uno de los sitios y las seguridades de las webs que visitamos. El Internet que no conocemos es muy peligroso”.

Alejandro Varas, especialista en negocios digitales

  • “Hay varios tipos de ataques informáticos y durante la pandemia aumentaron mucho. Ecuador es un mercado muy pequeño para las plataformas digitales, por lo que muchos formularios de recuperación de cuentas no están habilitados en el país y es difícil recuperar un caso de suplantación. Ahora hay una nueva modalidad: hacer falsos clubes de fans de gente de la farándula, que intentan, en algunos casos, pedir dinero o vender estas cuentas luego de cambiarles el nombre. Muchas veces esto pasa tras la filtración de información de las cuentas de estas plataformas, producto de ataques informáticos. Los hackers lo que hacen es tener esta base de datos, probar con todas y ver cuál es más vulnerable. 

Carlos De Smedt, ingeniero informático