Los festivales de música: Una experiencia comunitaria

  Ocio

Los festivales de música: Una experiencia comunitaria

Un estudio afirma que asistir a este tipo de eventos deja a las personas más conectadas con
la humanidad y su efecto dura varios meses.

Festival de música
Festival de música.Cortesía

Después de dos años de parón y restricciones en la industria musical por la COVID, los festivales han hecho un regreso triunfal. En marzo, Latinoamérica acogió el Estéreo Picnic en Colombia (específicamente en Bogotá) y el Lollapalooza en Argentina y Chile. Se vivieron momentos inigualables y volvió el intercambio de energía entre artistas y público, que tanta falta hacía.

Ahora, a mitad del año, Europa está viviendo también esta vuelta. Con el inicio del verano, la gente se prepara para disfrutar de música y fiesta. En Barcelona ya se llevaron a cabo dos de los más importantes: el Primavera Sound y el Sónar. Ahora, Madrid se está preparando para celebrar el quinto aniversario del Mad Cool.

J Balvin

J Balvin celebra la publicación de 'Nivel de perreo' enyesado

Leer más

Según un estudio de la Universidad de Yale, citado por la revista en línea Loudwire, asistir a festivales deja a las personas “más conectadas con la humanidad” y también es más probable que se ayuden entre sí, aunque no se conozcan.

Cada quien lo vive a su manera, pero algo que sí se puede asegurar es que quienes asisten, ya sea solo por unas horas o por días enteros, disfrutan de un ambiente feliz.

Otra investigación hecha por la Universidad de Londres señala que los conciertos reducen el estrés y los niveles de cortisol, y que estos efectos duran varios meses en el cuerpo. Habrá que averiguarlo personalmente.

Burning Man y Burning Nest

El primero se celebra en Nevada, Estados Unidos. Los asistentes, que generalmente son 70.000 anualmente, convierten el desierto en una ciudad llamada Black Rock. Ahí están durante una semana y crean una urbe temporal con momentos sagrados.

Todos tratan de hacerlo sin prejuicios, dejándose llevar por el día a día y haciendo actividades que los hagan conectar con su verdadero ser. La actriz guayaquileña María Elisa Camargo (foto), a través de Instagram, ha compartido su asistencia a varias ediciones y además cuenta lo bien que se la ha pasado acompañada de sus amigos.

El estudio mencionado ha puesto de ejemplo este evento, ya que considera que promueve “los sentimientos de unidad y la creación de intensos vínculos sociales”.

Los investigadores también analizaron la versión británica denominada Burning Nest, que se describe como “una celebración de la creatividad humana, una comunidad espontánea y un lugar para la autoexpresión radical”; el Latitude Festival, espacio de música y arte en abundancia; o los californianos Lightning in a Bottle y Dirtybird Campout. Aunque estos dos últimos están más orientados a la música, siguen teniendo como objetivo promover una “experiencia comunitaria”.

Funka Fest 2022

Funka Fest: Se agotan las primeras llamadas a dos horas en venta

Leer más

En Guayaquil

Pese a que en Ecuador aún no se celebran festivales masivos de música, este año la escena está reviviendo y regresa el Funka Fest a Guayaquil, el próximo 27 de agosto, con 19 propuestas musicales que incluyen a artistas nacionales e internacionales. También el festival WankaBeats propone lo suyo, con bandas como Molotov, que llegará a Guayaquil el sábado 12 de noviembre.