Cultura

Versos de mudanzas y montañas

La escritora Amanda Pazmiño lanza su primer poemario. La obra reúne textos en los que prima la transformación y el viaje

153854671_3649248805174147_3711807229270567_n
Pazmiño estudió Literatura en la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil y es maestrante en la Universidad Andina Simón Bolívar. Sus poemas han sido publicados en varias antologías.Cortesía

“No arranquen flores de luz en vano

susurré -absoluta- a los hijos de la noche

mientras una constelación amaneció

en las laderas de mi cuerpo.

Nunca arranques flores de luz 

sino habitas la  calidez de tus huesos

como quien acaricia un cántico sin prisa. 

Solo recuerda, antes de escribir tu nombre sobre la arena

vas a ofrendarte, dócilmente, cada pregunta

como si fuese el preludio de un éxtasis”.

Esto dicen los versos con los que abre ‘Les hablaré de ti a todos los mares que fragüen un hogar en mis ojos’. El poemario es el primer libro de la escritora Amanda Pazmiño, lanzado recientemente bajo el sello guayaquileño El Quirófano.

La obra, no obstante, refleja más de una década de trabajo poético y de evolución, desde que presentara sus primeros versos en los slams de poesía del Puerto Principal y en las antologías de los libros cartoneros que surgieron de las aulas de la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil.

“Estaba desarrollando mi tesis de maestría, y quería reactivar mi escritura desde la creatividad poética para desconectarme un poco de la escritura académica”, explicó la autora.

80323320_1010024026007476_2642344819157893120_o

'Matar a un conejo', o cómo patear el pedestal donde yace la poesía

Leer más

Los textos que pueblan este libro tenían en común un eje casi inconsciente donde la ruta que une Quito y Guayaquil juega un papel crucial.

“Desde hacía años tenía el deseo de vivir en Quito y una vez que se hizo realidad surgió una conexión muy íntima con el paisaje, y con la búsqueda de la relación con la ciudad en la que nací, pero que no era totalmente familiar”.

El proceso de edición, explica la autora, fue uno de infinita paciencia, pues buscaba que los versos fueran concisos y que transmitieran imágenes breves y claras.

“Fue un proceso lento. Ahora soy mucho más concisa, más precisa con el uso del lenguaje. Antes escribía como un río desbordante, había potencia, pero poca edición, y creo que la transformación de esa voz poética ha sido importante y necesaria”, dijo.

Agregó que esta obra, así como los textos líricos en los que trabaja en la actualidad, exploran la conexión con los seres vivos y la naturaleza.

“Por ahora, ese es un elemento clave en mi escritura; comprender la relación entre lo que tiene una potencia de vida y reconocer esa potencia y fortaleza en las mujeres. Es algo que me inspira, pero al mismo tiempo es una búsqueda intelectual y afectiva”, señaló.

Pazmiño agrega que, en esta primera obra, casi sin pensarlo también se coló el interés que manifiesta por los versos del poeta chileno Raúl Zurita, a quien investigó a fondo para su tesis de maestría. “No fue algo consciente, me di cuenta después, pero sin duda hay un interés por plantear la poesía como un ejercicio filosófico, y es algo que está muy presente en Zurita”, reflexionó.

JOSUE NEGRETE (32810521)

Josué Negrete y la poesía de lo íntimo

Leer más

Añadió que en las influencias de esta obra también está la poeta guayaquileña Sonia Manzano, cuyos versos, señala, redescubrió en los últimos años. “Tienen una potencia que impresiona, que marca”.

Tras el lanzamiento del libro, la autora ya alista un nuevo proyecto, que espera publicar este año y que contará con ilustraciones. Explica que la pandemia fue un catalizador para su obra y que escribir en medio del desastre mundial se convirtió en una experiencia sanadora que le permitió halar un refugio del horror. “Empecé a escribir porque debía hallar un equilibrio y funcionó. Estoy escribiendo con mucha constancia, y estoy esperando que todo continúe fluyendo”.