La tabla de Gilgamesh, una pieza de 3.500 años robada en 1991, vuelve a Irak

  Cultura

La tabla de Gilgamesh, una pieza de 3.500 años robada en 1991, vuelve a Irak

La tablilla de arcilla, que relata en escritura cuneiforme, una de las primeras epopeyas de la historia, fue entregada por EE.UU. este martes

tabla
La tabilla de arcilla de 3.500 años de antigüedad que relata en escritura cuneiforme, la que es considerada como una de las primeras epopeyas de la historia.EFE

La Tabla de Gilgamesh, una tabilla de arcilla de 3.500 años de antigüedad que relata en escritura cuneiforme la que es considerada como una de las primeras epopeyas de la historia, fue presentada este martes en Bagdad, tras haber sido robada de un museo iraquí en 1991 y recuperada y devuelta por Estados Unidos.

Una losa ornamentada, acaba de convertirse en una nueva fuente de conocimiento cartográfico

Hallado en Francia en una losa el mapa en 3D más antiguo de Europa

Leer más

La emblemática pieza fue presentada junto a otros dos objetos arqueológicos entregados por EE.UU. y Reino Unido en una ceremonia organizada por el Ministerio de Exteriores iraquí, en la que se destacó el ritmo de recuperación del patrimonio expoliado de Irak.

"Este día representa una victoria sobre todos aquellos que intentaron robar nuestra gran historia y la civilización iraquí, y un mensaje para todos aquellos que buscan distorsionar la historia de la Mesopotamia iraquí", indicó el titular de Exteriores, Fuad Husein, durante el acto.

La Tabla de Gilgamesh es una de las doce piezas que todavía existen con la epopeya de Gilgamesh, un semidiós y rey de la ciudad mesopotámica de Uruk, en busca de la inmortalidad completa.

El relato, de unos 5.000 años de antigüedad y escrito en lengua sumeria y escritura cuneiforme (uno de los primeros sistemas de escritura de la humanidad), se encuentra entre las epopeyas más antiguas e incluye la primera alusión al diluvio universal, lo que inspiró algunas de las historias de Biblia hebrea.

La tablilla en cuestión fue descubierta en 1853 en unas ruinas en el norte de Irak, robada de un museo del país árabe durante la Guerra del Golfo y recuperada por las autoridades estadounidenses tras haberla adquirido en 2014 una compañía propiedad de unos empresarios cristianos evangélicos, que quería exponerla en un museo sobre la Biblia en Washington.

Imagen del fragmento de fémur, hallado en el sudeste de Alaska, de un perro que vivió allí hace unos 10.150 años.

El fósil más antiguo de perro en América apunta a cómo llegaron hasta allí

Leer más

Junto a la tabla de Gilgamesh, se presentaron hoy una pieza sumeria del periodo Warka también confiscada y devuelta por Estados Unidos, y una pintura sumeria procedente del sur de Irak entregada por el Gobierno británico.

Durante la ceremonia de presentación, Husein destacó que en los últimos meses Irak ha recuperado un total de 17.916 piezas arqueológicas devueltas por Estados Unidos, Reino Unido, Italia, Japón y Países Bajos con la colaboración de la Unesco.

"Estamos llevando a cabo la mayor operación de recuperación de antigüedades en los últimos cuatro meses", afirmó.

Tras la invasión estadounidense de 2003, salieron de Irak en cuyo territorio se desarrolló la civilización sumeria (4500-1900 a.C.), considerada la primera del mundo, miles de piezas robadas de museos y sitios arqueológicos en medio del caos y la violencia, además de aquellas saqueadas y destruidas posteriormente por los terroristas del grupo Estado Islámico (EI).