Cultura

Roxana Landívar: Versos para partirse en dos

La guayaquileña lanza el poemario ‘Fractura primaria’. Recopila ocho años de textos líricos.

roxana ladivar
Nació en 1997. Estudia Letras en la Universidad de Buenos Aires. Ha participado en diversos ciclos de lectura en Argentina, Chile y Ecuador. Es curadora del proyecto ‘Línea imaginaria: muestra de arte ecuatoriano’. En 2019 publicó la plaqueta ‘Ciudad cemento’.CORTESIA

“Los escombros sepultaron mi infancia / el pueblito se  tornó fantasma / están los puntos de referencia perdidos / y el hogar con un techo que no cubre. / Me conforma una serie / de pequeñas demoliciones / los objetos familiares destruidos / y un lugar que solo existe / en la memoria / pero / quizás son incendios necesarios”.

10_PB-muebles__MG_8819

‘Muebles’, arte que aborda las ausencias

Leer más

Versos como los de ‘Terremoto’, cruzados por la nostalgia y la reflexión sobre el hogar y la familia, marcan ‘Fractura primaria’, primer poemario de la guayaquileña Roxana Landívar. La obra, publicada por el sello nacional La Caída, reúne ocho años de textos líricos que permanecían inéditos.

“La idea me rondaba desde hace mucho tiempo, al punto donde tenía hasta el título seleccionado, pero recién se concretó el año pasado. Quería reunir los textos que tenía guardados y que había escrito desde que tenía dieciséis años”, explicó la autora a EXPRESO.

Al revisar los poemas, no obstante, Landívar halló que había una exploración de temas como el dolor, la migración, el feminismo y la nostalgia. Por ello, decidió dividir la obra en tres partes: ‘Fractura’, ‘Ciudades cemento’ y ‘Retratos de mujeres rotas’.

“Hay temas como la migración y el ser extranjero que atraviesan todo el libro, pero que se agudizaban en ciertos textos, y decidí que era mejor, para darles cierta coherencia, agruparlos. Creo que cada uno tiene su ritmo, pero que finalmente están cruzados por mis pequeñas obsesiones y por las reflexiones que hacía en ese momento”, analizó.

Y es así, pues a través del poemario prima una idea: salir del dolor o generar cambios no puede hacerse sin producir nuevos dolores o, como lo dice su título, nuevas fracturas.

La poeta María Auxiliadora Balladares, quien hace la introducción a la obra, señala que los textos “plantean una reflexión en torno a lo que significa la escritura como un gesto de ruptura”, y que al tratarse de un gesto primario “lo que se pone en entredicho en el poema es la propia identidad”.

He experimentado mucho con la forma en la que escribo, pero lo único que siempre conservo es la brevedad. No soy de textos barrocos o largos, soy concisa y es algo que quería conservar.

Roxana Landívar

Esta reflexión, la autora la logra con versos punzantes y breves, algo que explica Landívar es característico en su obra. “He experimentado mucho con la forma en la que escribo, pero lo único que siempre conservo es la brevedad. No soy de textos barrocos o largos, soy concisa y es algo que quería conservar”, señala.

En este proceso, el lector se encuentra con versos como VII, que evoca una despedida a través de una imagen que golpea. “Las noches en esta ciudad / se deshacen en recuerdos / La que fui me saluda / desde la otra vereda / en una calle de San Telmo / Como un gesto / de reconciliación y desaparece / Esta vez para siempre”.

La musicalidad es otra característica reiterativa, lo que no es sorprendente, pues Landívar, a la par de la escritura también se dedica a la sonoridad a través del proyecto ‘Nika Turbina’.

Peli-Sanson-Quito

El Centro Histórico protagoniza ‘Sansón’

Leer más

“Mi próximo proyecto es un disco, no otro poemario. Pienso dejar la escritura de lado durante un tiempo y dedicarme de lleno a la música. Espero volver luego, pero para mí este fue un primer acercamiento y uno que me sorprendió mucho, por la respuesta que ha tenido. No esperaba recibir tantas críticas positivas, considerando que es mi primer libro que salió en pandemia, cuando todo el mundo ha estado concentrado en otras cosas”, dice.

Según Landívar, las situaciones generadas a raíz de la emergencia sanitaria han contribuido a una mayor producción y difusión de la poesía ecuatoriana. “Incluso cuando la poesía sigue siendo un género de nicho, con un grupo de lectores muy específico”, añade.