Cultura

Migrantes veneran al Niño Divino en Cuenca

La imagen tiene cerca de 150 años de antigüedad. Fieles le atribuyen milagros a quienes buscan trabajo en el extranjero.

DIVINO NIÑO
Atuendo. En una peregrinación, los fieles llevan la imagen vestida con ropa confeccionada para el evento religioso.Jaime Marin / EXPRESO
ROBERTO RUEDA - DIAS FERIADOS

Parques y museos, los favoritos en Quito

Leer más

Según los fieles, gracias a él cientos de migrantes han llegado sanos y salvos a sus destinos. Algunos han retornado al país, mientras que otros aún están en el exterior; en ambas situaciones agradecen al ser divino por los favores recibidos, pues aseguran que es muy milagroso.

Se trata del Niño Dios, al que con profunda religiosidad, en el 2008 lo bautizaron como el Divino Niño Migrante. La imagen mide unos treinta y dos centímetros y desde hace 56 años es parte de la espiritualidad de los azuayos.

Esa fe se transforma en fiesta y alegría; para este sábado, los feligreses pasearán con la imagen por la calle Simón Bolívar hasta la catedral de la Inmaculada Concepción, donde a partir de las 10h00 se oficiará una misa.

DANZA
El desfile está lleno de cultura y costumbres ancestrales.Jaime Marin / EXPRESO

La procesión iniciará en el parque de San Blas, ubicado en el centro de Cuenca. Los fieles seguidores lo llaman ‘Paseo del Niño Migrante’, el que desde hace once años se realiza en los primeros días de cada año.

La advocación del Niño es la identidad de las familias de los migrantes azuayos. Particularmente de las personas que de manera irregular y poniendo en riesgo sus vidas van en busca de reencontrarse con sus familias o en procura de trabajo en el exterior.

“Ellos oran a la divinidad, y con su espiritualidad piden al Niño Migrante que los proteja y los encamine con vida a su destino”, manifestó la prioste Rosa María Pulla. Durante el paseo, la imagen será llevada en brazos por Rosa María, a la que acompañarán unos seis o siete mil feligreses, en medio de cánticos, alabanzas y bailes. Al final se homenajeará a tres mil niños, con la entrega de fundas de caramelos y pan de pascua.

VIRGEN 1

Ambato: Veneran por las calles a la Virgen de La Elevación

Leer más

Los grupos de danza que acompañarán en el paseo son mujeres y hombres de la ruralidad, quienes han recibido los favores del Divino Niño Migrante. Con su atuendo tradicional y ancestral, rendirán tributo al Niño Dios. También participarán jóvenes vestidos de cholas, cayambes, otavaleños y cañaris, quienes harán el baile del Tucumán, al son de música interpretada por bandas de pueblo e instrumentos ancestrales.

La imagen del Niño tiene alrededor de 150 años. Se la venera en la iglesia de la parroquia rural de la Virgen del Carmen de Sinincay, al norte de Cuenca. Según Carlos Montesdeoca, nativo de la parroquia, la imagen del Divino Niño fue colocada en los altares a los 6 años de haberse concluido la construcción de la iglesia.

Se trata de una jurisdicción de donde en los años 60-70 y hasta los 80, los nativos comenzaron a migrar masivamente hacia los Estados Unidos en busca de trabajo. Los parientes y familiares oraban pidiendo que proteja a los viajantes. Ellos cumplían su trayecto y se comunicaban con sus familias indicando que están con salud y con trabajo.

El hecho era atribuido a favores de la divinidad. El 28 dediciembre del 2008 bautizaron a la imagen con el nombre de Divino Niño Migrante, contó Carlos Montesdeoca. Recibió el milagro.- Carmen, una mujer de 74 años y nativa de Chordeleg, dijo estar agradecida con el Niño. No quiso dar fechas, pero indicó que su hijo fue detenido por la policía de migración de Estados Unidos.

“Elevé mis oraciones, pedí por él. Y a los pocos días mi hijo fue liberado y pudo trabajar por más de 15 años allá”, afirmó Carmen. Narcisa Cumbe, refiere que el Niño es milagroso. Aunque entre la tristeza y nostalgia, contó que sus cuatro hijos viajaron a Estados Unidos de manera irregular.